Pasar al contenido principal

SISTEMA INFORMATIVO

No convirtáis en un mercado la casa de mi Padre

Vie, 01/03/2024 - 18:12 Editorcec6

Tags: lectio dominical domingo 3 de marzo de 2024 predicación orante 3 de marzo de 2024 Liturgia iglesia colombiana iglesia católica

Image
Lectio Dominical Domingo 3 de marzo de 2024

Compartir

Más noticias de Lectio Dominical
VER TODO

Vie 3 Mayo 2024

Ya no os llamo siervos, os llamo amigos

SEXTO DOMINGO DE PASCUAMayo 5 de 2024Primera Lectura: Hch 10, 25-26.34-35.44-48Salmo: 98(97), 1.2-3ab.3cd-4 (R. cf. 2b)Segunda Lectura: 1Jn 4,7-10Evangelio: Jn 15, 9-17I.Orientaciones para la PredicaciónIntroducciónSi el domingo pasado el Evangelio nos insistía en la necesidad de permanecer en el Señor, este VI domingo de Pascua, nos explica que la permanencia en Él equivaldría a guardar los mandamientos, que se resumen en amar a Dios y al prójimo. Las lecturas de este domingo nos invitan a profundizar en esta idea fundamental:•En la primera lectura de los Hechos de los Apóstoles, se narra que Pedro va a casa de Cornelio, obediente a la inspiración divina. Se trata de un pagano que necesita ser instruido; Pedro, como instrumento de Dios le transmite el mensaje a él y su familia. Este relato es muy importante, porque es un pagano que es admitido a la comunidad cristiana por un apóstol, por el primer Apóstol, quien reconoce el paso de Dios sobre la vida de Cornelio, con el pasaje bíblico: “Dios no hace acepción de personas” (cf. Dt 10,17; Sir 35,13; Rom 2,11; Ga 2,6; Ef 6,9; Col 3,25; 1 Pe 1,17). En este contexto, se acentúa la universalidad de la salvación ofrecida por Dios y traída por Cristo, sin distinción de personas, razas ni pueblos, en la línea de pentecostés (Hch 2,1-11), donde sobreviene una efusión del Espíritu. Del pueblo de Israel, primer receptor privilegiado de la Palabra de Dios, pasa a Jesucristo y, de éste, por medio de su testigo, a todo el que cree en Él. •La segunda lectura, esta vez, es la que mejor va a interpretar el sentido del Evangelio de este domingo. La primera Carta de San Juan nos ofrece una de las reflexiones más impresionantes sobre el Dios cristiano: es el Dios del amor. El amor viene de Dios, nace en Él y se comunica a todos sus hijos. Por eso, la vida cristiana debe ser la praxis del amor. Si verdaderamente queremos saber quién es Dios, la carta de Juan nos ofrece un camino concreto: aprendiendo a ser hijos suyos; ¿cómo? amando a los hermanos.•En el Evangelio de Juan continuamos leyendo el capítulo 15, donde la expresión “permanezcan en mí y yo en ustedes” se convierte ahora en “permanezcan en mi amor”.1.Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura?El Evangelio del VI domingo de Pascua: Jn 15, 9-17, pertenece a una sección más amplia: Jn 15,1-17. Toda esta sección se puede dividir en dos partes fundamentales: La primera, correspondió al V domingo de pascua (15,1-8), y la segunda parte (15,9-17), que se encuentra en la liturgia de este VI domingo de Pascua, el amor es el objeto de la revelación. Próxima ya la partida definitiva del Señor y con ello el alejamiento físico de sus discípulos por su muerte y resurrección, Jesús les habla del amor que el Padre le ha tenido, para confiarles que los ha amado del mismo modo; y añadir con intensa exhortación que, si ellos le aman, deben permanecer en Él. Con este pasaje del Evangelio estamos ante la cima de la revelación del amor de Dios. El Maestro dice a sus discípulos: “como el Padre me ha amado, así los he amado yo; permanezcan en mi amor”. Este es el don primero, diríamos, el fundamento del amor. El amor del Padre al Hijo, al que nosotros, por pura gracia, somos incorporados: “así los he amado yo”, dice Jesús, en clara alusión al amor hecho realidad en su cruz. Por eso, en el amor de Jesús vemos el amor, hasta sus últimas consecuencias, del padre por nosotros (cf. Jn 13,1; 19,30). “Como el Padre me amó” (v. 9), en griego, el verbo se encuentra en aoristo, y denota el acto de amor prodigado por Jesús a sus discípulos y consumado en su muerte; indica un amor completo, existe desde siempre y para siempre. Pero después de este don gratuito, ha de venir nuestra respuesta generosa: “Si guardan mis mandamientos, permanecerán en mi amor”. El modelo para cumplir esta tarea es Jesús mismo: “lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor”. Esto lo ha hecho realidad Jesús por la obediencia a su Padre, concretada plenamente en el misterio de la cruz, con aquella palabra que resuena la tarde del viernes santo: “todo está cumplido” (Jn 19,30).Desde esa íntima comunión de amor, se entienden las palabras que sigue formulando el evangelista sobre la alegría y el amor al hermano.2.Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad?El domingo pasado escuchábamos que Jesús se servía de la alegoría de la vid y los sarmientos para explicar a sus discípulos que, al igual que los sarmientos se nutren de la savia de la vid, así deben permanecer unidos a Él para vivir de la vida divina que les llega por medio de Él, como sucede con el tronco de la vid que alimenta a los sarmientos. Sin este alimento los sarmientos no pueden dar fruto y tampoco los discípulos si no permanecen unidos a Jesús (cf. Jn 15,5-8). Sobre este telón de fondo, Jesús explica que la permanencia en Él equivale a guardar sus mandamientos; es decir, un amor obediente a Él y al Padre (Jn 15,10).Se trata ahora de “permanecer en su amor”. Este amor exige reciprocidad, pues para la amistad se necesitan dos. Por eso, Jesús apremia la respuesta con un imperativo: “permanezcan”. El amor circula, transmite vida y por ello nos permite estar en el Padre como lo hace el Hijo. La permanencia en el amor nos hace hijos de Dios (Jn 1,12), nos hace capaces de dar frutos, de amar a los hermanos, y encontrar la verdadera alegría: “Les he hablado esto para que mi alegría esté en ustedes, y su alegría llegue a plenitud”. En consecuencia, esta alegría solo puede venir de Jesús. En el texto que venimos comentando, de repente se cambia el término “amor” por “alegría”. Pero esto se da, precisamente, porque el resultado del amor es la alegría de amar y ser amado. El “guardar los mandatos”, forma concreta de la inserción en Cristo, no es pesado, insoportable, amargo, es más bien, fuente inagotable de alegría. La vida del Maestro estuvo siembre fundada en el amor del Padre, se caracterizó por la alegría. Este debe ser el camino del discípulo. El Papa Francisco en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, señaló: “La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría” (EG,1).Por eso es necesario permanecer en el amor, que significa amar como amó Jesús: “Este es mi mandamiento: que se amen unos a otros como yo los he amado” (Jn 15,12). Así, podemos amar, porque Él nos amó primero; asumimos el mandato porque Él lo asumió primero. La cruz mostró de parte de Jesús su decisión por nosotros. La cúspide del amor: “Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos” (Jn 15,13), está en entregar la propia vida por el bien de quien se ama (Jn 10,14-18). Jesús, incluso, lavó los pies a sus discípulos, al esquivo de Pedro, y también a Judas el traidor. En la dinámica de este amor entramos todos, a pesar de nuestras negaciones, traiciones, enemistades, y distancias con el Maestro. El apóstol Pablo dirá: “…Dios nos demostró su amor en que, siendo nosotros todavía pecadores, Cristo murió por nosotros…” (cf. Rm 5,6-11). Si nos dejamos contagiar del amor de Jesús, nuestra vida será conforme a la suya. De esta manera, purificamos una vida desconectada del amor al hermano: “Hemos pasado de la muerte a la vida, si amamos a los hermanos. Quien no ama permanece en la muerte” (1 Jn 3,14). Pues el amor de Dios es inseparable del amor al hermano. “Si alguno dice: ‹‹Amo a Dios››, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve” (1 Jn 4,20).Por último, no perdamos de vista que estamos en el tiempo de Pascua, y se nos recuerda que somos integrados en la Iglesia mediante el bautismo que nos introduce en la comunión eclesial, y esta comunión es con los Apóstoles y con sus sucesores, con la comunidad de discípulos, mediante la cual entramos en comunión con el Padre y con su Hijo Jesucristo, como dice la primera carta de San Juan (cf. 1 Jn 1,3). No podríamos llegar a esta comunión sin la acción del Espíritu Santo en nosotros, porque es Él quien infunde en el corazón de los creyentes el amor, la caridad de Dios, que es virtud teologal infundida, igual que las otras dos virtudes teologales, la fe y la esperanza. No son alcanzadas por las fuerzas humanas o la disciplina de sus facultades; son don de Dios que nos viene por la inhabitación en nosotros del Espíritu santificador. El amor es la misma vida divina, así dice la primera de Juan: «Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es Amor» (1 Jn 4,8), para afirmar a continuación que el amor de Dios se ha manifestado «en que Dios mandó al mundo a su Hijo único, para que vivamos por medio de él» (1 Jn 4,9).3.Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo?Jesús, tú viniste al mundo para enseñarnos el lenguaje inefable de la caridad, y quieres que lo aprendamos con los hechos, con los gestos de cada día. Maestro, tú quieres que conozcamos el amor del Padre que te ha sacrificado a ti, su corazón, por nosotros, por nuestra salvación. Ayúdanos a no olvidar esta enseñanza, que se vuelva para nosotros tarea comprometida de vida. Regálanos la fuerza del amor humilde, perseverante, abierto a todos. Tú fuiste el primero en observar el mandamiento del Padre y nos diste tú mismo el ejemplo del amor más grande. Que podamos descubrir los distintos modos en que se nos presenta también a nosotros cada día la ocasión de dar la vida por los otros, y concédenos la fuerza para darla de manera concreta.¿Cómo es capaz ahora el hombre de responder adecuadamente al amor de Dios, que le sale al encuentro liberándole y ofreciéndole una nueva vida en Jesucristo? En una entrega continua y sin reserva de todo el hombre a Dios, es decir, en el seguimiento de Cristo. Esta respuesta posee una doble vertiente: el hombre que está a la escucha y que responde en la plegaria, en la alabanza, en el testimonio, etc., y la existencia para los demás, viviendo en comunión. Desde esta perspectiva podemos valorar el proceso del camino sinodal que vive la Iglesia en estos momentos. Para hacer realidad el proyecto de caminar juntos debemos atender esta palabra de Jesús que, animada por el Espíritu, nos impulsa a permanecer unidos en el amor. El Papa Francisco convocó un sínodo de Obispos, que tuvo por tema: “Por una Iglesia sinodal: Comunión, participación y misión”. El Santo Padre nos ha pedido que invoquemos el Espíritu Santo para que guíe a la Iglesia hacia una comunión más profunda, una participación más fuerte en la vida en Cristo y un compromiso más vivo con la misión evangelizadora de la Iglesia. Nunca podemos concentrarnos en nosotros mismos. Nuestra misión es testimoniar el amor de Dios. Por eso debemos preguntarnos: ¿Qué acciones concretas haré para responder a lo que Dios me pide hoy como discípulo? Permanecer en Jesús, estar unido a él, traer alegría al corazón. ¿Cómo experimentamos y transmitimos esa alegría a los que nos rodean? ¿Qué acción podemos realizar esta semana para que los que nos rodean se den cuenta de que vivimos unidos a Cristo? Jesús dice que nadie tiene amor más grande a sus amigos que el que da la vida por ellos. ¿Qué haremos esta semana para que nuestros amigos sepan que estamos dispuestos a dar la vida por ellos? Puede ser un gesto de atención y cariño como hablarles por teléfono y preguntarles cómo se sienten, que está pasando en sus vidas, de qué manera podemos ayudarles._____________________Recomendaciones prácticas:•Jornada Nacional de la Infancia Misionera•Día de la Madre: programar en la parroquia una eucaristía por las madres fallecidas y otra por las madres vivas.•El próximo viernes comienza la novena de preparación para la Solemnidad de Pentecostés.II.Moniciones y Oración Universal o de los Fieles Monición introductoria de la MisaQueridos hermanos, sean todos bienvenidos a esta, nuestra comunidad, a este encuentro de los convocados por el Señor. Dios es Amor. Nos lo dice San Juan. Lo ha dicho también el Papa Benedicto XVI, en su magnífica encíclica "Deus caritas est": (Dios es amor), sobre el amor cristiano. El amor es lo que mueve el mundo, y si no es el amor lo que mueve el mundo, será el odio y la adhesión a las riquezas lo que ocupará su sitio. Aprovechemos este domingo para meditar sobre el Amor de Dios y sobre nuestro amor hacia los hermanos. Y tengamos en cuenta que todo el amor, todo, es de substancia divina. Hemos llegado a este Sexto Domingo de Pascua, es el último antes de la Ascensión del Señor. El tiempo va pasando, pero nuestra esperanza está puesta en el Señor resucitado que no nos abandona nunca. Celebremos con gozo y fe esta fiesta dominical. Monición a la Liturgia de la PalabraHermanos, el Evangelio y la segunda lectura que vamos a escuchar con atención, responden a la pregunta: ¿cómo permanecer unidos a Cristo para dar frutos? La respuesta es: Permaneciendo en su amor, es decir, cumpliendo los mandamientos y siendo signo vivo y concreto de ese amor. El mandamiento de Jesús consiste en amar a Dios y amarnos mutuamente. Así la alegría llega a su plenitud. Escuchemos.Oración Universal o de los Fieles Presidente: Con Jesús, que ofrece a los suyos el testamento de su amor, oremos.R. Danos, Señor, un corazón nuevo. 1.Para que el Señor Jesús, resucitado para ser salvador de todos los hombres, conceda a su Iglesia hacer cada vez más creíble el mensaje de esperanza que le viene de la Pascua. Roguemos al Señor.2.Para que el Señor Jesús, resucitado para ser salvador de todos los hombres, venga en ayuda de todos los que trabajan en favor de la paz, para que sean en nuestro mundo testigos del amor de Dios. Roguemos al Señor.3.Para que el Señor Jesús, resucitado para ser salvador de todos los hombres, nos haga descubrir que el amor lo es todo, si es vivido en la fidelidad al mandato de Jesús. Roguemos al Señor.4.Para que el Señor Jesús, resucitado para ser salvador de todos los hombres, haga de las comunidades, movimientos y grupos de creyentes, hombres y mujeres capaces de reconocer los carismas del Espíritu y su diversidad, para que de esta manera enriquezcan la unidad de la Iglesia. Roguemos al Señor.5.Para que el Señor Jesús, resucitado para ser salvador de todos los hombres, nos ayude, para que no apaguemos el fuego del Espíritu que desde el día de nuestro bautismo nos alienta, y caminemos conforme a la vida nueva que Él nos ha comunicado. Roguemos al Señor.Oración conclusivaAcoge la oración que, confiados,te presentamos y transfórmala en bendicionespara tu Iglesia y para el mundo.R. Amén.

Vie 26 Abr 2024

Yo soy la vid, vosotros los sarmientos

QUINTO DOMINGO DE PASCUAAbril 28 de 2024Primera Lectura: Hch 9,26-31Salmo: 22(21),26b-27. 28 y 30.31-32 (R. 26a)Segunda Lectura: 1Jn 3,18-24Evangelio: Jn 15, 1-8I.Orientaciones para la PredicaciónIntroducciónLa palabra Dios en este V domingo de Pascua, sigue iluminándonos sobre las condiciones para ser miembros de la comunidad de discípulos misioneros, introduciéndonos en el tema de la comunión de vida con Cristo y con los hermanos mediante la fe y el amor. Para tal fin, el Evangelio de hoy utiliza la alegoría “de la vid y los sarmientos”. Cristo es la Vid, es decir el tronco, y nosotros las ramas. Unidos a Él, por el Espíritu, produciremos frutos abundantes y encontraremos en Él la plenitud de nuestra vida. Tres ideas encontramos en la Palabra para tener presente:•Evaluar la raíz de la vocación como en el caso de Pablo que, en el encuentro con Cristo, y su comunión con Él, lo convirtió en un misionero infatigable.•Vivir nuestra condición de ramas unidas en el árbol, es decir, en Cristo: La vid y los sarmientos.•De esta unión profunda con Cristo dependen los frutos del amor fraterno.1.Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura?Lucas, en su segunda obra, continúa la historia de Saulo contando su vuelta a Jerusalén y su intento de asociarse con los cristianos de allí, que sólo lo reconocían como el perseguidor. Bernabé interviene, y fue el instrumento providencial para introducir a Saulo en la Iglesia de Jerusalén, explicando su nueva situación como cristiano. En ese marco, Saulo no pierde tiempo y reanuda su predicación y debates con los judíos helenistas, que se convertirán en sus adversarios e intentan matarlo. Estamos en los principios del apostolado de Pablo y ya son dos veces las que han querido matarlo, en Damasco y ahora en Jerusalén (Hch 9,23.29). Pablo no puede ser indiferente a nadie. Participa en alto grado de aquella cualidad de Jesús: “o con él o contra él”. Sin embargo, cuando se enteran de que quieren matarlo, algunos cristianos acompañan a Saulo hasta Cesarea Marítima, desde donde parte para Tarso, su ciudad natal. El episodio termina con otro resumen menor, que registra la paz de la que gozan las comunidades cristianas de Judea, Galilea y Samaría.En la segunda lectura nos encontramos con uno de los pasajes significativos que hablan del amor fraterno. Allí el autor dice claramente, que por la caridad conoceremos que somos de la Verdad, esto es, de Dios (V. 19); el amor fraterno da paz a nuestro corazón (v. 20); el amor fraterno nos da confianza en Dios (v. 21); la caridad nos da seguridad de que serán oídas nuestras peticiones (v. 22); el mandamiento de Dios se resume en creer en Jesucristo y amar al prójimo (v. 23). El premio de su cumplimiento es la comunión con Dios, testificada interiormente por el Espíritu Santo (v. 24).Por su parte, el pasaje del Evangelio de este V domingo de Pascua (Jn 15,1-8), está inserto en una sección más amplia (Jn 15,1-17). El discurso comienza con unas palabras de revelación formuladas en lenguaje simbólico: Jesús declara que es la vid del Padre (Jn 15,1-2). Desde esta idea principal, podemos dividir toda la sección de Jn 15,1-17 en dos partes fundamentales. La primera, que corresponde a este domingo (15,1-8), desarrolla el tema de la vid según la clave figurativa inaugurada en el exordio (15,1-2) y, partiendo de la realidad, mediante comparaciones que muestran la necesidad que tiene el discípulo de permanecer en Jesús. En la segunda parte (15,9-17), que veremos en la liturgia el VI domingo de Pascua, el amor es el objeto de la revelación; no aparece ya la imagen de la vid, a no ser en la expresión “dar fruto”.Centrémonos, pues, en la primera parte (15,1-8), como corresponde al domingo que estamos viviendo. Allí se nos introduce en la enseñanza de Jesús sobre la necesidad de permanecer unidos a Él para dar frutos. La frecuente repetición, en pocos versículos del verbo “permanecer”, nos hace entender que esta es la palabra clave del fragmento. Como se puede ver, el texto habla de la comunión profunda, real y firme que debe existir entre Cristo y sus discípulos. Sirviéndose de una alegoría, Jesús habla de sí mismo como la vid verdadera: el que permanece unido a Él puede ofrecer al Padre el fruto del amor y dar gloria a su nombre (vv. 5.8). El autor del cuarto Evangelio distingue entre los sarmientos que no dan fruto y son “cortados”, y los que tienen flores, y son “podados”. El viñador realiza todas las labores, quita los sarmientos no fecundos y poda los fecundos.2.Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad?El Evangelio precisa cómo debe ser el verdadero discípulo de Jesús. En el texto el Maestro dice: “Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el labrador”. Jesús es la verdadera vid que da la vida, el Padre el viñador, y los discípulos son los sarmientos unidos a la vid. Con esta imagen, podemos identificar a la Iglesia, nuevo Pueblo de Israel, comunidad de discípulos unidos a Cristo. El Padre, además, es el que “a todo sarmiento que no da fruto lo corta, y al que da fruto lo poda para que dé más fruto”. El cuarto Evangelio distingue en el plano del lenguaje: los sarmientos que no dan fruto son “cortados”, mientras que los que tienen flores son “podados”. La palabra griega que aquí se traduce con “podar” suele traducirse por “limpiar”. Aquí podemos encontrar una imagen preciosa de la purificación que hace el Padre en nuestra vida. El Padre poda a los que ama. Quita nuestros brotes malignos: soberbia, comodidad, envidia, el pecado en general. Somos podados por las cruces que la vida y los demás nos ponen encima.Toda esta obra en nuestra vida, la hace el Padre a través de la Palabra, “Ustedes están limpios por la palabra que les he hablado” (v. 3). En definitiva, es la Palabra de Jesús la que purifica los corazones de los discípulos y los limpia comunicándoles la vida. La Palabra renueva a los sarmientos cada día, en cada momento.En el texto del Evangelio que comentamos, como hemos dicho antes, la palabra clave es “permanecer”. “Permanezcan en mí y yo en ustedes”. El verdadero discípulo debe permanecer en la Palabra de Jesús o en Jesús en cuanto Palabra. En el Coliseo La Macarena, en Medellín, el sábado 9 de septiembre de 2017, el Papa Francisco, en el encuentro con sacerdotes, consagrados, consagradas, seminaristas y sus familias, dijo: “permanecer no significa solamente estar, sino que indica mantener una relación vital, existencial, de absoluta necesidad; es vivir y crecer en unión fecunda con Jesús, fuente de vida eterna. Permanecer en Jesús no puede ser una actitud meramente pasiva o un simple abandono sin consecuencias en la vida cotidiana, siempre trae una consecuencia, siempre”. Por esta razón fundamental, el discípulo verdadero no se sostiene por sí mismo, sino está unido a Jesús. ¿Qué nos puede separar de la vid? Las persecuciones, la inconstancia, la superficialidad, el abandono de la fe… “Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece unido a la vid, así tampoco ustedes, si no permanecen en mí”. La unión con Jesús es necesaria para que las ramas produzcan frutos. De la misma manera que las ramas están unidas al tronco y reciben la savia de él y así son capaces de mantenerse vivas y dar fruto, el cristiano no puede vivir sin Cristo, sin estar unido íntimamente a Él, como se sintió el apóstol Pablo cuando dijo: “Vivo yo, pero no soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mí” (Ga 2,20).Esta unión íntima se vive en la oración, en el trato personal con Jesús en un diálogo de amigo a amigo y, sobre todo, en la vida sacramental. En los sacramentos, especialmente en la Eucaristía, el Señor nos ofrece la savia que vivifica y santifica nuestro ser cristiano, llamados a vivir en comunión. San Juan Pablo II, en la Audiencia General del miércoles 8 de noviembre de 2000, afirmó que “la Eucaristía es el sacramento y la fuente de la unidad eclesial”.Por último, es necesario recordar, que la unión con Jesús no es algo automático y ritual, pide la decisión libre del hombre, la fidelidad en el camino de la fe. Pero requiere, sobre todo, del mismo Jesús que nos une en un mismo amor. Por eso, el mandamiento principal es, amar, como Él nos amó. Si somos uno en Cristo, estamos llamados a expresar un mismo amor en Él.3.Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo?Señor, concédeme permanecer unido a ti en el amor. No permitas que me separe de ti, fuente de la vida y la alegría, por motivo de mis pecados. Que esté siempre atento y vigilante para descubrir en los acontecimientos de la vida tu presencia salvadora y amorosa. Soy sarmiento, y quiero permanecer unido a la vid, que eres tu Señor, y me abandono en ti, me dejo envolver de la savia de tu voz silenciosa y profunda, que es como agua viva.Ahora podemos preguntarnos: ¿Qué acciones concretas haré para responder a lo que Dios me pide hoy con este momento de oración? Para permanecer en Jesús y gozar así de su vida divina, es necesario estar unido a Él. ¿Qué acciones concretas llevaremos a cabo para permanecer unidos a Él, precisamente, en este momento de la vida de la Iglesia, donde se nos invita a caminar juntos? Pueden ser acciones en la línea de la oración, de la caridad, de la escucha, meditación y vivencia de la Palabra, etc. No olvidemos que la tarea principal que la Palabra nos propone hoy y siempre es «permanecer» en la vid, no vivir desconectados de Jesús, no quedarnos sin savia. Con esto entendemos, también, que una Iglesia sinodal, como nos muestra el Papa, es donde todos nos sentimos comprometidos en el anuncio de la Buena Nueva. No somos cristianos pasivos; permanecer en Él es vivir en sintonía con la Palabra, hacer de ella la norma de nuestra vida, vivir el amor fraterno en verdad, preocuparnos por el que pasa necesidad o está solo, lograr que muchos acojan la Palabra en su corazón.II.Moniciones y Oración Universal o de los Fieles Monición introductoria de la MisaQueridos hermanos y hermanas, continuamos en tiempo de Pascua. La celebración de la resurrección de Jesús nos llena de motivos para darnos la bienvenida a este encuentro fraterno. Aprovechemos este momento de fe después de haber vivido durante la semana el trabajo, el estudio, la relación con la familia, con los amigos y vecinos. Vamos a compartir la Palabra y los gestos de la unión, para fortalecer las actitudes de atención y de servicio, que siempre nos han de caracterizar por vocación y por seguimiento de Jesús en medio de nuestro pueblo. Participemos con fe de esta fiesta dominical. Monición a la Liturgia de la PalabraVamos a escuchar a Dios que nos habla por medio de su Palabra. En ella encontramos la fuerza y la luz que necesitamos para que puedan reconocernos como seguidores de Jesús. La clave para esto es “permanecer” unidos a Él como el sarmiento está unido a la vid. Que la Palabra que escuchamos y el Cuerpo que comulgamos, encuentren en nosotros buena tierra para dar fruto abundante. Escuchemos.Oración Universal o de los Fieles Presidente: Si permanecemos en nuestro Señor Jesucristo como sarmientos de la vid, podemos pedir lo que queramos y Él nos lo concederá. Unámonos diciendo:R. Escucha a tu pueblo, Señor.1.Oremos por la Iglesia, para que todos sus fieles permanezcamos uno en Cristo, vivamos en su amor, y difundamos su compasión y su calor. Roguemos al Señor.2.Oremos por los gobernantes de nuestro país y de todo el mundo, para que favorezcan y promuevan los medios que conducen al verdadero bien de los hombres. Roguemos al Señor.3.Oremos por los enfermos, los que son rechazados, los que viven en la droga y al margen de Dios, para que descubran el sentido cristiano de la vida. Roguemos al Señor.4.Oremos para que todos los hombres y mujeres descubran los frutos del gozo y la paz que Cristo nos comunicó por su resurrección. Roguemos al Señor.5.Oremos por todos nosotros, que celebramos esta liturgia pascual, para que experimentemos en nuestras vidas la fuerza de Cristo resucitado y llevemos, por el amor y el perdón, su alegre noticia al mundo que nos rodea. Roguemos al Señor.Oración conclusivaSeñor Jesús, vid en la que vivimos,permanece siempre con nosotros,guárdanos siempre unidos contigo y con los hermanos,y danos la gracia de producir fruto que permanezca,ahora y por los siglos de los siglos.R. Amén.

Mar 9 Abr 2024

Soy yo en persona

TERCER DOMINGO DE PASCUAAbril 14 de 2024Primera Lectura: Hch 3,13-15.17-19Salmo: 4,2.4.7.9(R. cf. 7b)Segunda Lectura: 1Jn 2,1-5aEvangelio: Lc 24,35-48I.Orientaciones para la PredicaciónIntroducciónLa Palabra de este domingo nos, presenta, entre otros, tres temas para orientar nuestra reflexión:Identificación del Dios de Israel, como el Dios de nuestros padres, quien es el mismo Dios de Jesús, a quien resucito: “El Dios de Abraham, y de Isaac, y de Jacob, el Dios de nuestros padres” (Hch 3,13).El testimonio de quienes fueron testigos de la pasión, muerte y resurrección del Santo y del Justo, el autor de la vida, quien murió por nuestros pecados y los del mundo entero; a quien Dios resucitó de entre los muertos y quien es el Mesías, que está presente en nuestro caminar y nos invita a creer y a trabajar con amor y esperanza en la construcción de caminos de conversión y perdón, de esperanza y encuentro, de convivencia humana y caridad.San Lucas identifica al discípulo misionero quien reconoce a Jesús y tiene un estilo de vida: de paz y alegría, de conversión y perdón, de encuentro y testimonio; cree que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios venido en cuerpo humano; obedece la Palabra de Dios; y vive la paz y ama, perdona y sirve a los hermanos.1. Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura? En los Hechos, escuchamos que Pedro inicia su mensaje identificando al Dios de Israel, como el Dios de nuestros padres, quien es el mismo Dios de Jesús, a quien resucito: “El Dios de Abraham, y de Isaac, y de Jacob, el Dios de nuestros padres” (griego: pateron). E identifica a Dios con estos patriarcas para recordarnos que Abraham, Isaac, y Jacob son los progenitores, “padres”, la fuente originaria, la semilla fundante, del pueblo de Israel. Su siervo Jesús, Cristo, a quien el Dios de Israel “ha glorificado, como lo había prometido a su Hijo amado, Jesús”. Gloria que se refiere al señorío y la majestad de Dios. Gloria de Dios, revelada a la humanidad, principalmente de tres formas: En el tabernáculo y en el templo, a través de la presencia Divina; en obras mesiánicas de Salvación; y en el juicio.Gloria que Dios comparte con Jesús. Gloria de Dios y gloria de Cristo quien revela su presencia en nosotros y en la comunidad, en su obra salvadora y en el juicio. Pedro le habla al pueblo de Jesús de forma categórica: “Dios… ha glorificado a su siervo Jesús, al que ustedes entregaron y de quien renegaron ante Pilato, cuando había decidido soltarlo”, para mostrar que Jesús ha sido traicionado, entregado en manos de pecadores y matado como un criminal. Así deja claro ante la multitud que ellos fueron los responsables de la muerte de Jesús, el Mesías, al exigir que Pilato soltara a un asesino, Barrabás, y condenara a Jesús. Pero Pedro abre la puerta del perdón y advierte “mas ahora, hermanos, sé que por ignorancia lo hicieron, igual que sus autoridades”, con lo que pasa del juicio a la gracia. Por lo que se concluye: Juicio sin gracia destruye, y, a la vez, gracia sin juicio es ‘gracia barata’, “el enemigo asesino de nuestra iglesia” (Dietrich Bonhoeffer, The Cost of Discipleship). Necesitamos el perdón de Dios y nuestro arrepentimiento.El Salmo 4, es una oración de la tarde, con invocación al “Dios de mi justicia” por quien “en paz me acuesto”, con la insistencia en que "Dios es el único necesario". La "confianza" en Dios está en abandonarse en el sueño, en el silencio de esta muerte aparente con la seguridad que vamos a despertar.San Juan, en su primera carta, nos presenta a Jesucristo, sacrificado por nuestros pecados, quien había advertido su muerte para “que se cumpliera todo lo escrito en la Ley de Moisés y en los Profetas y Salmos…”, había invitado a guardar sus mandamientos, a ser fieles, como signo de que lo conocemos, y a amar y alabar a Dios con sentimientos de gratitud. San Lucas identifica al discípulo misionero, quien reconoce a Jesús y tiene un estilo de vida: de paz y alegría, de conversión y perdón, de encuentro y testimonio; diferente al mundo, que sigue el sistema anti Dios, por lo que rechaza permanecer en Él y vivir como Él, como señales del auténtico cristiano, que cree que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios venido en cuerpo humano; obedece la Palabra de Dios; y que vive la paz y ama, perdona y sirve a los hermanos.Hasta a los mismos discípulos se les dificulta aceptar los acontecimientos de la pasión y muerte, creen que todo había terminado con la muerte del Señor; pero se encuentran con la sorpresa de Dios, al resucitar a Jesús, quien se les manifiesta en el camino de Emaús, en el cenáculo y otros lugares donde irrumpe para quitar el miedo y la pesadumbre e impulsarlos a ser testigos y anunciadores de la nueva verdad: ¡el Señor resucitó! Él quiere reconfortar a los suyos en la fe y que se tome conciencia de su presencia, de su compañía, por eso los invita a que lo toquen, a que le palpen sus heridas y le den comida. Come con ellos y les recuerda los momentos vividos para que se cumpliesen las Escrituras.2.Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad? El Señor Jesús ayuda a los discípulos a superar el miedo y terror, el espanto y la incredulidad. Les muestra las manos y los pies, diciendo: “¡Soy yo!”, y manda palpar el cuerpo, diciendo: “Porque un espíritu no tiene carne y huesos como veis que yo tengo.” Muestra sus manos y sus pies, porque en ellos están las marcas de los clavos. Cristo resucitado es Jesús de Nazaret, el mismo que fue muerto en la Cruz, y no un Cristo fantasma como imaginaban los discípulos viéndolo. Les pide palpar su cuerpo, porque la resurrección es resurrección de la persona toda, cuerpo y alma. Nada que ver con los griegos y la teoría de inmortalidad del alma o con la reencarnación. Dios, de forma maravillosa, cumplió en Jesús, su designio. Jesús, el enviado, desarrolló la mayor parte de su vida pública en la tierra, con sus discípulos, y les había anunciado todo lo relacionado con Él en las Escrituras, por eso ahora al hablarles les abrió el entendimiento y comprendieron lo sucedido. 3.Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo?El Señor Jesús está presente entre nosotros, pero hoy encontramos opiniones diversas y contradictorias acerca del testimonio que damos los cristianos. Están los que dicen que estamos lejos de ser testigos, que nuestro comportamiento en lugar de ser buena noticia, por ser portadores de la Palabra de Dios, es muy dudoso, temeroso y tímido. Otros opinan que necesitamos experimentar su presencia resucitada para convertirnos y renovarnos, porque nos falta fe. Y están los que afirman que en la medida que reconocemos que su amor actúa en nuestras vidas y nos dejamos llenar de su Espíritu, podemos caminar día a día siendo testimonios vivos para otros hermanos. Este reconocer en nuestro camino al Resucitado, experimentarlo en nuestra vida, nos da el poder ser testigos, ser lámparas y senderos para anunciarlo, como el Mesías. Se trata, por tanto, de invitar a reconocerlo y confiar en su misericordia de Hijo de Dios; dejar las dudas y terror y, por el contrario, verlo y escucharlo en quienes esperan compasión; comprender las Escrituras y tener actitudes de misericordia en la oración y la acción, en la palabra y la vida y en la acogida y el trato; convertirnos y a agradecer el regalo de la salvación con una vida fraterna y solidaria, de perdón y paz; ser apóstoles de misericordia y hacer de los mandamientos vida que nos lleve a amar y servir a los otros y nos prepare para el encuentro definitivo con el Señor, y a vivir de fe y amor para tener fortaleza en la lucha y consuelo en las dificultades.Como la incredulidad y la duda se anidan en nuestro corazón, nos debilitan espiritualmente y nos confunden en las certezas de la fe, necesitamos colocar nuestra vida ante la presencia de Dios y su Hijo Resucitado, que es quien nos ayuda a superar todas las sombras, los vacíos y las fragilidades humanas, nos renueva con su poder y nos impulsa a ser testigos del amor revelado y a asumir nuestra misión como discípulos misioneros suyos.Uno de los modos de encuentro con Jesucristo, y que la celebración Eucarística debe fortalecer en nosotros, son los pobres. El Papa Francisco, en su visita a Colombia y concretamente en su intervención en el ángelus, en Cartagena, nos anima a descubrir cómo el Señor nos enseña y nos habla a través del ejemplo de los sencillos y de los que menos cuentan: “Son los pobres, los humildes, los que contemplan la presencia de Dios, a quienes se revela el misterio del amor de Dios con mayor nitidez”. (Ángelus y visita a la casa santuario de san Pedro Claver, Cartagena, 10 de septiembre 2017).II.Moniciones y Oración Universal o de los Fieles Monición introductoria de la MisaHoy ha resucitado el Señor. Hoy el Señor nos explica las Escrituras y parte para nosotros el Pan en el Sacramento de la Eucaristía. Hoy nosotros como Iglesia, queremos reconocer esta presencia del Resucitado y por eso brota de nuestro corazón la misma súplica de los discípulos de Emaús en el camino: «Quédate con nosotros, Señor». Esta petición se convierte en una oración actual ya que deseamos que el Resucitado no pase de largo por nuestras vidas. Convencidos de que Él permanece en medio de nosotros, vivamos alegres esta celebración eucarística. Monición a la Liturgia de la PalabraLa Palabra de este domingo nos presenta el testimonio de quienes fueron testigos de la pasión, muerte y resurrección del Santo y del Justo, el autor de la vida, quien murió por nuestros pecados y los del mundo entero; a quien Dios resucitó de entre los muertos y quien es el Mesías, que está presente en nuestro caminar y nos invita a trabajar con amor y esperanza en la construcción de caminos de conversión y perdón, de esperanza y encuentro. Escuchemos con fe.Oración Universal o de los FielesPresidente: confiados en la presencia del Señor Resucitado y en su amor generoso, oremos a nuestro Padre, diciendo:R. Por la victoria de Cristo, salva, Señor, a tus redimidos.1.Por la Iglesia: para que la fe de la Pascua la libre de toda servidumbre y la haga más generosa en el servicio. Roguemos al Señor.2.Por los pueblos todos de la tierra: para que el triunfo de Jesús sobre la muerte apague los odios y restaure la paz. Roguemos al Señor.3.Por todos los que sufren: para que la gloria del Resucitado cure sus heridas y transforme su dolor en alegría. Roguemos al Señor.4.Por nuestros hermanos que viven en las periferias, para que, por la caridad, se sientan incluidos y atendidos, y así experimenten la cercanía de Cristo y de la Iglesia. 5.Por nosotros y por todos los cristianos: para que el gozo de esta Pascua renueve nuestra fe y nos haga testigos entusiastas del Evangelio. Roguemos al Señor.Oración conclusiva¡Oh Dios!, tu amor ha sido más fuerte que el odio y que la muerte. Escucha nuestra súplica filial y haz de nosotros hombres nuevos por la fe en tu Hijo Jesús Resucitado, que vive y reina por los siglos de los siglos.R. Amén.

Vie 15 Mar 2024

Queremos ver a Jesús

QUINTO DOMINGO DE CUARESMAMarzo 17 de 2024Primera Lectura: Jr 31,31-34Salmo: 51(50),3-4.12-13.14-15 (R. 12a)Segunda Lectura: Hb 5,7-9Evangelio: Jn 12, 20-33I. Orientaciones para la PredicaciónIntroducción• Estamos próximos a la celebración del Triduo Pascual, la liturgia de la Palabra nos recuerda la proximidad de esta celebración central de la fe de los que creemos en Cristo. La conversión, la búsqueda de Dios, el reconocimiento de su acción salvadora en la historia, no pretenden otra cosa más que disponer el corazón de los cristianos de hoy, para actualizar su pasión, muerte y resurrección.• El autor de la carta a los Hebreos describe cómo Cristo, “a gritos y con lágrimas, presentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo de la muerte”. El Evangelio indica que “ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del Hombre”. El Señor Jesús se dispone a dar la vida, y se intuye desde ya, que esta será de forma dramática, pero con la certeza que, si “el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo, pero si muere, dará mucho fruto”.• La celebración de la pascua del 2024, debe llevar a cada creyente no solo a recordar lo acontecido en la vida de Jesús, sino a actualizar en la propia vida este gran acontecimiento, puesto que el Señor vuelve a dar la vida por cada uno de nosotros, Él vuelve a cargar la cruz para morir en ella y resucitar, para darnos nueva vida, para que seamos capaces de amar con el mismo amor con el que Él ofreció su vida para la salvación de todos. 1. Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura?El profeta Jeremías anuncia una “Nueva Alianza” luego de que el pueblo ha rechazado con su infidelidad e idolatría el primer pacto. Dios ha permanecido fiel, ahora exige a su pueblo que se acerque y se convierta a Él, para que esta Alianza sea grabada más profundamente en el interior de cada uno de los miembros de su pueblo: “meteré mi ley en su pecho, la escribiré en sus corazones; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo”. Dios muestra el camino a seguir y da fuerzas para seguirlo, Él perdona a su pueblo, “cuando perdone sus crímenes y no recuerde sus pecados”, de la misericordia del Señor brotará una nueva actitud en el corazón de su pueblo, “todos me conocerán” fruto de esa nueva forma de relación, de la intimidad interior, del encuentro tan personal con Él. El autor del miserere nos refiere directamente lo que el profeta Jeremías predica y Dios quiere de su pueblo con este “Nuevo Pacto”: “Oh Dios, crea en mi un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme” “Devuélveme la alegría de tu salvación”.El texto ofrecido hoy por el autor de los Hebreos es profundamente elocuente al presentar a Cristo como mediador y sacerdote, Jesús profundamente humano, sabe del dolor y del sufrimiento y a la vez como Sumo Sacerdote es mediador entre Dios y los hombres, Él sabe también que su sacrificio, lleno de dolor, es necesario para la salvación de todos los hombres. Los Evangelios indican que, ante la eminente muerte de Jesús, Él se llena de miedo, tristeza y angustia, el texto de los hebreos añade una expresión dramática de su pasión “a gritos y con lágrimas presentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo de la muerte”, y a la vez, presenta lo que se va realizar a través de su obediencia: Él “se convirtió en autor de la vida”.Durante estos tres últimos domingos de la cuaresma (tercero, cuarto y quinto) el Evangelio nos ha presentado unas figuras muy ricas de significado: el templo que Él reedificará en tres días, la serpiente levantada en el desierto que curará a quien la mire con fe, y hoy el grano de trigo, que, si no cae en tierra y muere, queda infecundo. También el Evangelio rescata la imagen del Hijo de Hombre elevado en la cruz, “cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí”. El Señor nos ha llevado poco a poco a entender lo que significa su pasión y muerte con esta imagen tan práctica y conocida: “si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo, pero si muere, da mucho fruto”. 2. Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad?La liturgia de la Palabra de este Domingo nos presenta a Jesús caminando admirablemente, con gran fortaleza y profunda obediencia hacia su “hora”, aquella que había anunciado en repetidas ocasiones y que causó tanto malestar en algunos de sus discípulos. El Señor sabe que ese momento se aproxima, y para que se lleve a cabo la obra de la salvación es necesario que se cumpla la voluntad de Dios.Esta hora está llena de angustia, de sufrimiento, de dolor y lágrimas, así lo narra el Evangelio “mi alma está agitada”, el Señor pide en su plegaria que el Padre lo libre de esta hora, pero todos conocemos de la obediencia del Señor, para esto ha venido al mundo para “dar la vida en rescate de todos”. Reconocer la hora de Jesús, recordar su pasión y muerte siempre nos impactará, pero más que la comprensión de este doloroso momento de la vida del Señor, es descubrir el gran valor de su entrega y de los frutos de su sacrificio. La cruz del Señor asumida con obediencia nos vuelve a la comunión con Dios, nos rescata del pecado, renueva esa relación íntima en el corazón de un nuevo pacto en el que el Señor será nuestro Dios y nosotros su pueblo, enriquecido con los dones de la fidelidad en el seguimiento de Cristo, la entrega a Dios y la aceptación de su voluntad.El Señor hoy nos enseña a comprender nuestra propia cruz, a llevarla con dignidad de cristianos, pues, así como Él resucitó, el cristiano que es capaz de caminar por las sendas del Evangelio, será capaz de morir al pecado, al mal que somete a este mundo y nacer a una vida nueva, de encuentro con Cristo, de fidelidad al Evangelio.3. Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo?Le pedimos al Señor que nos ayude a renovar nuestro compromiso de entrega a Dios y seguimiento de su Hijo, hoy el corazón puede estar muy lejos de la voluntad de Dios y en el camino que hemos hecho hasta el momento haber traicionado las enseñanzas del Evangelio, y con terquedad, rechazar el gran amor que Dios nos tiene. La “Nueva Alianza” debe ser ahora un pacto con Dios de vivir en fidelidad y obediencia, una nueva relación que implica encontrarnos permanentemente con Él, todos los días en la intimidad de nuestra oración, para comprender cuáles son sus designios.Para lograr esto, todos los días debemos pedirle al Señor un corazón puro, una renovación interior que nos lleve a colocar en lo más profundo del corazón los valores del Evangelio y la seguridad de que este camino hacia la vida eterna no lo hacemos solos, lo realizamos con otros, en compañía del Señor que nos sigue mirando con misericordia y nos llama a creerle y a confiar en Él. Le suplicamos al Señor que los momentos de angustia, dolor y lágrimas, los sepamos asumir con la fortaleza con la que Él asumió su “hora” de sufrimiento. Disponemos hoy nuestro corazón para reconocer la cruz que nos ha correspondido llevar y le rogamos a Dios nos haga obedientes para acercarnos más a Él, y unidos nuestros dolores a la fatiga de su pasión, también nosotros seamos capaces de morir al mal y dar la vida con Él, para resucitar a una “vida nueva”, la que nos trae el Señor en la pascua del 2024.Así como el grano de trigo cae en tierra y muere para dar mucho fruto, nosotros también nos ofrezcamos, nos gastemos y desgastemos en obediencia al Dios de la vida, para que demos frutos de fe, esperanza y caridad en este peregrinar hacia la vida eterna.Próximos a celebrar los días de la pasión, muerte y resurrección del Señor, cada uno haga el propósito firme de encender en el corazón la fe y la admiración del designio amoroso de Dios que vuelve a dar la vida por todos nosotros, para que, reconociendo al autor de la vida, celebremos como Iglesia en Colombia el paso de la muerte a la vida, del pecado a la gracia, de la guerra a la paz de quienes nos sabemos amados y reconciliados por Dios. ______________________Recomendaciones prácticas:•En este domingo se celebra el tercer escrutinio de preparación para el Bautismo de los catecúmenos que serán admitidos, en la Vigilia Pascual, a los sacramentos de Iniciación Cristiana, usando las oraciones e intercesiones propias, como se encuentran en las pp. 804-805 del Misal Romano.•Visitar a los enfermos y motivarlos a reconciliarse con quienes pudieran tener alguna discordia pendiente; aprovechar en lo que queda de la cuaresma para hacer, con docilidad al Espíritu Santo una revisión plena y honesta de vida, establecer los cambios o conversiones que debemos dar, y no dejar morir nuestro espíritu, sino configurarlo con Cristo resucitado. •Durante esta semana, en varias Diócesis se celebra la Misa Crismal. Conviene promover la participación del santo Pueblo fiel de Dios a esta Misa en la Catedral.II. Moniciones y Oración Universal o de los Fieles Monición introductoria de la Misa Queridos hermanos, celebramos el Quinto Domingo de Cuaresma; cercana ya la fiesta de Pascua, la celebración litúrgica de hoy es una invitación gozosa a reflexionar sobre el significado de la pasión, muerte y resurrección del Señor, “si el grano de trigo cae en tierra y no muere, queda infecundo, pero si muere, dará mucho fruto”; dar la vida, gastar la existencia, llevar la cruz hasta el final, esa será también nuestra misión, para alcanzar vida eterna. Con la esperanza de poder nosotros también morir y resucitar con Cristo, dispongámonos a iniciar esta santa misa. Participemos con alegría y esperanza.Monición a la Liturgia de la Palabra La carta a los Hebreos nos habla de la plegaria de Jesús, sus “gritos y lágrimas” ante la certeza de su muerte. El evangelio nos recuerda el momento de angustia y crisis de Jesús ante la “hora” dramática que ve acercarse de su pasión y muerte, aunque triunfa su voluntad de obediencia al plan salvador de Dios, con la hermosa imagen del grano de trigo que, para dar fruto, tiene que morir. Escuchemos atentamente.Oración Universal o de los Fieles Presidente: Próximos a iniciar la semana santa, presentemos a Dios nuestro Padre las plegarias que brotan en medio de nuestras angustias y tristezas, seguros de alcanzar una vida llena de felicidad si sabemos obedecer a su voluntad. A cada intención nos unimos diciendo: R. Dios de la vida, escúchanos1.Para que el papa, obispos y sacerdotes sean fieles a su ministerio y que, conscientes de la misión que Dios les ha confiado, sean hombres de misericordia y de perdón, rectos en el actuar y amantes del bien a favor de todo el pueblo de Dios. Oremos.2.Por quienes ostentan el poder sobre la tierra, para que el perdón y la misericordia se impongan al espíritu del egoísmo y la venganza. Oremos.3.Para que el Redentor del mundo, que experimentó en la cruz el sufrimiento y la angustia, se compadezca de los que sufren, les dé fortaleza y ponga fin a sus dolores. Oremos.4.Para que todos aquellos que sufren la esclavitud del pecado puedan recorrer el camino del grano de trigo y morir a sí mismos para resucitar con Cristo. Oremos.5.Para que nosotros aquí reunidos, que en estos días nos disponemos a recordar con veneración su Cruz, nos reconforte con la fuerza de su Resurrección. Oremos.Oración conclusivaPadre lleno de misericordia, concédenos que,a través de las pruebas de la vida,sepamos participar íntimamente de la pasión de tu Hijo amadoy alcanzando la fecundidad del grano de trigo que mueremerezcamos ser reunidos,como cosecha buena, en los graneros de tu Reino.Por Jesucristo, nuestro Señor.R. Amén.