Pasar al contenido principal

SISTEMA INFORMATIVO

Obispo de la Diócesis de Facatativá tomó posesión de su sede

Mié, 27/07/2022 - 22:11 editorCEC1

Tags: monseñor pedro salamanca obispo de facatativá iglesia católica episcopado

Image
Obispo de la Diócesis de Facatativá tomó posesión de su sede

El pasado jueves 16 de junio de 2022, a las 10.00 a.m., en una eucaristía celebrada desde  la Catedral Nuestra Señora del Rosario, tomó posesión de su cargo el nuevo obispo de la Diócesis de Facatativá, monseñor Pedro Manuel Salamanca Mantilla.

 

Celebración de los 60 años de la Iglesia de Facatativá
Durante su homilía el nuevo obispo de Facatativá, monseñor Pedro Salamanca, agradeció a Dios y a todos los presentes, este momento especial donde también se festeja los 60 años de la fundación de esta diócesis, resaltando el lema que los conduce a la misión: “Celebremos juntos y sigamos caminando unidos”. Hizo memoria del desarrollo y trabajo pastoral con la presencia de esta Iglesia particular en esta región del país.

 

Así mismo, agradeció y recordó los nombres de los obispos que han pastoreado la iglesia de Facatativá: Monseñor Raúl Zambrano Camader + (1962-1972), monseñor Hernando Velásquez Lotero +(1973-1985), monseñor Luis Gabriel Romero Franco (1986-2010), monseñor Luis Antonio Nova Rocha + (2010-2013), monseñor José Miguel Gómez Rodríguez (2015-2021).

 

Además, pidió la oración de todos para la misión a emprender en esta Iglesia particular. “Les ruego me encomienden en sus oraciones, (...)  la misión que recibo hoy supera mis débiles fuerzas humanas, por eso mismo pongo en las manos de la Santísima Virgen María Nuestra Señora de la salud de Bojacá, el servicio que asumo hoy, para que su sí generoso al plan de Dios, me sirva de apoyo constante e impregne mi ministerio y mi vida.

 

Finalizó agradeciendo además, a todas las personas que lo han acompañado a lo largo de su existencia y de su servicio sacerdotal, a su familia, a la arquidiócesis de Bogotá, especialmente al presbiterio y por todos los obispos que lo han guiado y honrado con su confianza.

 

Alegría y júbilo por este nuevo pastor
Cabe resaltar que hace 60 años atrás, tomó posesión de esta cátedra el primer obispo de Facatativá, monseñor Raúl Zambrano Camader; por tal motivo la alegría y el júbilo fueron mayores al acoger en esta fecha a monseñor Pedro Salamanca como nuevo obispo de esta Iglesia Diocesana.

 

Luego de ser leída la Bula que proclamó públicamente el nombramiento de monseñor Pedro Manuel Salamanca Mantilla, como obispo de la Diócesis de Facatativá, el Nuncio Apostólico, Luis Mariano Montemayor, dirigió unas palabras donde resaltó algunas características de este territorio diocesano que lo conforman 22 municipios del sur-occidente del departamento de Cundinamarca, algunos de carácter urbano y otros netamente rurales. Con una población en la actualidad que sobrepasa los 750.000 habitantes, y sigue creciendo, con la llegada de nuevas familias.

 

La Diócesis de Facatativá pertenece a la provincia eclesiástica de Bogotá, cuenta con 49 parroquias distribuidas en 6 vicarías. Este clero diocesano se caracteriza por su sentido de pertenencia, unidad y espíritu de trabajo. Se cuenta con una fuerte presencia de institutos de vida consagrada, hacen presencia 10 institutos masculinos, con cerca de 80 miembros, 36 de los cuales son sacerdotes. Los institutos femeninos son 17, con cerca de 142 miembros, dedicados a la educación, a las obras de beneficencia y 3 a la vida contemplativa.

 

Concluyó su disertación el Nuncio Apostólico, pidiendo que la Virgen María, acompañe a monseñor Salamanca, en cada momento de esta misión pastoral y lo proteja bajo su santo manto en la advocación de Nuestra Señora del Rosario.

 

Asistentes a la ceremonia de posesión
Acompañaron esta ceremonia el Nuncio Apostólico de su Santidad en Colombia, monseñor Luis Mariano Montemayor, el Cardenal Rubén Salazar Gómez, arzobispo emérito de Bogotá, monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de la arquidiócesis de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Luis Gabriel Romero Franco, obispo emérito de la Diócesis de Facatativá, monseñor Juan Vicente Córdoba, obispo de la Diócesis de Fontibón y monseñor Francisco Antonio Nieto Súa, obispo de la Diócesis de Engativá y monseñor Luis Augusto Campos, obispo de la Diócesis de Socorro y San Gil.

 

También estuvieron presentes en esta solemne eucaristía, los sacerdotes que hacen parte de la Diócesis de Facatativá, los vicarios episcopales territoriales de la arquidiócesis de Bogotá, rectores de seminarios y varios sacerdotes del clero arquidiocesano, familiares, invitados especiales, medios de comunicación y por supuesto la comunidad de este municipio que hace parte de la provincia eclesiástica de la capital del país.

 

Datos biográficos monseñor Pedro Salamanca
Monseñor Pedro Manuel Salamanca Mantilla, nació el 04 de junio de 1961, en Bucaramanga, Santander. Hijo del matrimonio de Pedro Salamanca (fallecido) y Olga Mantilla. Tiene 2 hermanos y 1 hermana. Fue ordenado sacerdote en el 30 de noviembre de 1986, por monseñor Mario Revollo Bravo. Se formó en el Seminario Mayor de Bogotá. Estudió en la Universidad Gregoriana de Roma, una licenciatura en Teología Bíblica. Del 2000 al 2004, en París, adelantó estudios de Doctorado en Teología.

 

Fue nombrado el 7 de septiembre de 2015 por el Papa Francisco, obispo auxiliar de la arquidiócesis de Bogotá. Y el 12 de diciembre de 2015, fue ordenado. Fue vicario de evangelización de esta Iglesia particular. Delegado en la junta directiva de la Fundación Escuela parroquial de Catequesis “ESPAC”. También formó parte del Consejo Presbiteral. Vicario parroquial en Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Párroco en Santo Toribio de Magrovejo. Miembro del equipo de formadores del Seminario Mayor. Delegado arzobispal para la coordinación de la comisión de formación permanente del clero. Vicario General con mandato especial, párroco en San Norberto, entre otros cargos eclesiásticos.

 

Fuente: Of. de comunicaciones Arquidiócesis de Bogotá

 

 

Compartir

Más noticias de Episcopado al día
VER TODO

Sáb 15 Oct 2022

El Papa Francisco nombra obispo para la Diócesis de Caldas-Antioquia

El Papa Francisco ha nombrado como nuevo obispo de la sede vacante de Caldas (Antioquia) al padre Juan Fernando Franco Sánchez, quien fungía como Administrador Diocesano de esta Jurisdicción Eclesiástica. El padre Franco Sánchez sucederá a monseñor César Alcides Balbín, quien el 18 de octubre de 2021, fuera nombrado como obispo de la Diócesis Cartago. La Diócesis de Caldas fue erigida el 18 de junio de 1988 por la bula de Quo Aptius del papa Juan Pablo II, con territorio desmembrado de la arquidiócesis de Medellín. Padre JUAN FERNANDO FRANCO SÁNCHEZ Nació en Barbosa, Antioquia, el 1 de junio de 1975. El 29 de marzo de 2003, fue su ordenación presbiteral. Sus estudios los realizó en el Seminario Diocesano de Santa Cruz, 1995-2002, Caldas Antioquia. Estudio bachillerato en Filosofía, 199-1997, y Teología en la Universidad Pontificia Bolivariana, 1998-2002. Medellín Antioquia. La Licenciatura en Derecho Canónico la cursó en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, 2006-2009, Roma Italia. Ha ocupado los siguientes cargos: Vicario parroquial en Nuestra Señora de los Dolores en Titiribí y en la Catedral de Nuestra Señora de las Mercedes en Caldas; Delegado Diocesano de Pastoral Juvenil; Capellán de la Corporación Universitaria Lasallista en Caldas; párroco de la Transfiguración del Señor en Caldas; rector del Seminario Mayor; Vicario General; Canciller Diocesano; Presidente del Tribunal Diocesano y Vicario Judicial; delegado Diocesano de Pastoral Familiar y, a partir de 2021, Administrador Diocesano de Caldas.

Lun 3 Oct 2022

Obispo de Málaga-Soatá recibe ordenación y posesión canónica

La Iglesia particular de Málaga-Soatá, ha celebrado gozosamente la consagración y posesión episcopal de su 5° obispo, Félix Ramírez Barajas, en una eucaristía celebrada este sábado 01 de octubre en la Catedral Inmaculada Concepción. La primera parte de la celebración eucarística fue presidida por el Nuncio Apostólico, Luis Mariano Montemayor, quien, en nombre del Papa Francisco, le otorgó a monseñor Félix María, la responsabilidad de ser un padre y pastor en esta región del país. Bula del Papa Francisco, donde designa al nuevo Obispo de Málaga-Soatá Para realizar el rito de posesión el Colegio de Consultores de la Diócesis de Málaga-Soatá, presentó al Nuncio Apostólico las Letras Apostólicas, con las que el Papa Francisco instituye y designa al obispo de Málaga-Soatá, ya que cada vez que se hace necesario nombrar un nuevo obispo para una Iglesia Particular en cualquier parte del mundo, es el Papa, quien, a través de un cuidadoso proceso de discernimiento y análisis, provee de buenos pastores que cuiden la grey del Señor. Estos nombramientos se expresan a través de una ‘Bula’ o documento pontificio en el cual, el Santo Padre, mediante un sello que lleva su nombre, autoriza dicho nombramiento. Continuando con el rito de posesión, el Nuncio Apostólico tomó el báculo pastoral y se dirigió a Monseñor Félix, diciéndole: "Querido hermano, en nombre del Papa Francisco y para gloria de Dios, procederemos ahora a darte Cátedra y a entregarte el báculo pastoral, para que apacientes la Iglesia que el Señor te confía". De esta manera, la Iglesia que peregrina en Málaga-Soatá, celebró el tener oficialmente a su padre y pastor Félix Ramírez Barajas. “Gracias a Dios por llamarme a través de la Iglesia a tan alto ministerio, reconozco con humildad y con fe que el primado e iniciativa es siempre del Señor, ‘Hágase Tu Voluntad’”, expresó monseñor Ramírez Barajas, en su primera homilía como obispo de la Diócesis de Málaga-Soatá. El prelado agradeció al Nuncio Apostólico en Colombia, Monseñor Luis Mariano Montemayor, su presencia a esta ceremonia y a través de él expresó su gratitud al Papa Francisco “por este voto de confianza, que he aceptado con fe en el Señor y en comunión con el Magisterio de la Iglesia”. Monseñor observó “quiero renovar la fe con todos y cada uno de ustedes, no es un logro para mí es un regalo de Dios para ustedes y con ustedes que comparto en la alegría del Evangelio y en estos tiempos de convocatoria del Señor a través del Papa Francisco a estar en Salida misionera, en Sinodalidad, caminando juntos, con los sacerdotes, diáconos, seminaristas, religiosas y laicos comprometidos en nuestra Diócesis, con el plan de pastoral en las dimensiones Misionera, Catequética y Pastoral, conscientes de los nuevos retos y desafíos de nuestra realidad y la del mundo”. El lema escogido y que acompañará su episcopado, fue tomado de la Oración del Señor FIAT VOLUNTAS TUA, (hágase tu voluntad), del cual ha dicho, espera mantener la seguridad y confianza puesta en Dios, para que él lo guíe y haga su obra en él y en quienes le ha confiado en este nuevo pastorear. “Hoy con la ordenación episcopal, imploro al Señor que yo pueda responder a esta gracia a través de la fe y del testimonio de entrega en el servicio de los hermanos, no obstante, mi humana condición muchas veces frágil, pido al Señor la ayuda en esta configuración con El, en comunión con la Iglesia en Cabeza del Papa Francisco y del Colegio Episcopal, representado aquí hoy a través de mis hermanos Arzobispos y Obispos”. Finalmente, dijo que al ponerse en las manos de Dios, implora de todos su oración para poder cumplir con este compromiso que la Iglesia le ha encargado, “siempre en conversión permanente y con la gracia del Señor poder abrazar la cruz y vivir la alegría del Evangelio, en esa consigna caminar con el rebaño”. Acompañaron al nuevo prelado durante los actos de bienvenida y la ceremonia eucarística, unos 22 obispos, más de un centenar de presbíteros, consagrados de diversas congregaciones, seminaristas, delegaciones de parroquias, representantes de gobierno, Fuerzas Militares y de Policía, organizaciones civiles e instituciones académicas. Otros invitados presentes durante la ceremonia fueron venidos desde México y Perú. Son ellos: Mons. Armando Álvarez, obispo de Tampico y Mons. Víctor Rene Rodríguez, obispo de la Diócesis del Valle del Chalco en México, Mons. Juan Carlos Asqui, Obispo Auxiliar de la Diócesis de Tacna y Moquegua y los sacerdotes Marco Antonio Esquicha y Jorge Luis González.

Dom 4 Sep 2022

Monseñor Jiménez Carvajal presidirá eucaristía como nuevo Cardenal

El arzobispo emérito de Cartagena, Jorge Enrique Jiménez Carvajal, quien llegó hace unos días del Vaticano tras haber sido creado como nuevo Cardenal de Colombia, presidirá el próximo miércoles 07 de septiembre a las 6:00 p.m. una eucaristía, como acción de gracias por esta nueva designación. La ceremonia se realizará en la Catedral Primada de Colombia, donde participarán un grupo de obispos, sacerdotes, religiosos (as) de la arquidiócesis de Bogotá y Cartagena y fieles laicos. Recordemos que el pasado 27 de agosto, el Papa Francisco en Roma, realizó la ceremonia de creación de 20 nuevos cardenales, entre los que se encontraba monseñor Jorge Enrique Jiménez Carvajal. ARTÍCULO Y PERFIL Previo a los días del viaje al Vaticano, monseñor Jiménez Carvajal, concedió una entrevista a la periodista y comunicadora social Martha Amor Olaya, a quien le contó detalles de su vida familiar y pastoral. DESCARGAR ARTÍCULO DESCARGAR PERFIL

Sáb 27 Ago 2022

Francisco a los nuevos cardenales: Volvamos a mirar a Jesús

El fuego es la imagen que el Santo Padre Francisco eligió, a partir del Evangelio de San Lucas (“Yo he venido a traer fuego sobre la tierra, ¡y cómo desearía que ya estuviera ardiendo!”), para articular su reflexión durante el Consistorio Público Ordinario para la creación de 20 nuevos cardenales, celebrada en la Basílica vaticana este sábado 27 de agosto a las cuatro de la tarde, ante la presencia de unos 7.000 fieles. El Pontífice invitó a considerar las dos formas que asume este símbolo y, a la luz de ellas, rezar por los cardenales, “de modo particular por ustedes, que precisamente en esta celebración reciben dicha dignidad y responsabilidad”, afirmó. El estilo de Dios: Cercanía, compasión y ternura El Obispo de Roma puntualizó que, con el "primer fuego" (la llama del Espíritu), "el Señor quiere comunicarnos su valentía apostólica, su celo por la salvación de cada ser humano, sin excluir a nadie". “Quiere comunicarnos su magnanimidad, su amor sin límites, sin reservas, sin condiciones, porque en su corazón arde la misericordia del Padre. Y dentro de este fuego se encuentra también la tensión misteriosa, propia de la misión de Cristo, entre la fidelidad a su pueblo, a la tierra de las promesas, a aquellos que el Padre le ha dado y, al mismo tiempo, a la apertura a todos los pueblos, al horizonte del mundo, a las periferias aún desconocidas.” Un fuego que arde Sobre el segundo fuego, "en las brasas", el Sucesor de Pedro dijo que "este fuego arde, de modo particular, en la oración de adoración, cuando estamos en silencio cerca de la Eucaristía y saboreamos la presencia humilde, discreta, escondida del Señor, como un fuego en ascuas, de manera que esta misma presencia se convierte en alimento para nuestra vida diaria". Un fuego que le hace pensar, por ejemplo, en Carlos de Foucauld, "quien, al haberse encontrado por mucho tiempo en un ambiente no cristiano, en la soledad del desierto, centró toda su atención en la presencia, tanto la presencia de Jesús vivo en la Palabra y en la Eucaristía, como la propia presencia del santo, que era fraterna, amigable y caritativa". También en los hermanos y hermanas "que viven la consagración secular, en el mundo, alimentando el fuego bajo y duradero en los ambientes laborales, en las relaciones interpersonales, en los encuentros de pequeñas fraternidades; o también como sacerdotes, en un ministerio perseverante y generoso, sin hacer alarde, en medio de la gente de la parroquia". "Y no nos olvidemos del fuego en ascuas custodiado por los ancianos", exhortó el Papa, que "son un tesoro, el tesoro de la Iglesia", insistió Bergoglio. "Son el hogar de la memoria en el ambiente familiar, social y civil. ¡Qué importante es este brasero de los mayores! En torno a él se reúnen las familias, permitiendo leer el presente a la luz de las experiencias del pasado y tomar decisiones sabias", expresó. ¿Qué me dice a mí y a ustedes este doble fuego de Jesús? Dirigiéndose a los hermanos Purpurados, "a la luz y con la fuerza de este fuego camina el Pueblo santo y fiel, del cual hemos sido convocados y al que hemos sido enviados como ministros de Cristo, el Señor". "¿Qué me dice a mí y a ustedes, en particular, este doble fuego de Jesús?", se preguntó el Santo Padre. "A mí me parece que nos recuerda que el fuego del Espíritu mueve al hombre lleno de celo apostólico a cuidar con valentía tanto las cosas grandes como las pequeñas, porque non coerceri a maximo, contineri tamen a minimo, divinum est”, añadió. El mismo fuego espiritual de siempre Francisco recordó que "un Cardenal ama a la Iglesia, siempre con el mismo fuego espiritual", ya sea tratando las grandes cuestiones ("la grande diplomacia") como ocupándose de "las pequeñas cosas pastorales", encontrándose con los grandes de este mundo y con los pequeños, "que son grandes delante de Dios". Solo Jesús conoce el secreto de esta magnanimidad humilde "El secreto del fuego de Dios, que desciende del cielo, iluminando de un extremo al otro, y que cocina lentamente el alimento de las familias pobres, o de los migrantes, o de quienes no tienen un hogar", aseveró el Obispo de Roma. "No somos un número" El Papa remarcó que Jesucristo nos lleva a cada uno por nuestro nombre. "Nos llama por nuestro nombre, nos mira a los ojos, a cada uno de nosotros: mirémonos a los ojos, y nos pregunta: Tú, nuevo cardenal, y todos ustedes, hermanos cardenales: ¿puedo contar con ustedes?", interpeló a los nuevos Purpurados. El rito de creación de los nuevos Purpurados Luego de la homilía, el Santo Padre pronunció la fórmula de creación de los cardenales, quienes juraron fidelidad a él y a sus sucesores "hasta el derramamiento de sangre". Uno a uno, se acercaron a la sede para recibir, de rodillas, los símbolos del cardenalato: el solideo rojo, el birrete, el anillo y la bula con la asignación del título o diaconía. Cada uno de ellos recibió el abrazo de la paz de Francisco, un gesto replicado inmediatamente después por el Cardenal Decano, el primero de los Cardenales Presbíteros y el primero de los Diáconos, en representación de todo el Colegio Cardenalicio. (Aquí puede leer la nota informativa de la Oficina de Celebraciones Litúrgicas Pontificias). Entre los aspectos singulares de este Consistorio, cabe resaltar que fue creado el primer Purpurado de la historia del Paraguay, Mons. Adalberto Martínez Flores. Los otros tres nuevos Purpurados latinoamericanos proceden de Cartagena de Indias, en Colombia, y de Manaos y Brasilia, en Brasil. FUENTE: Agencia católica VATICAN NEWS