Pasar al contenido principal

SISTEMA INFORMATIVO

Sínodo debe ir más allá de "discursos verdes"

Vie, 04/10/2019 - 09:29 editorCEC1

Tags: sínodo de la amazonía vicario de puerto carreño monseñor francisco ceballos amazonía Iglesia

A tan sólo horas del inicio del Sínodo de la Amazonía, Monseñor Francisco Antonio Ceballos, Vicario Apostólico de Puerto Carreño, en el departamento de Vichada, en el extremo oriental de Colombia, cercano a la frontera sur de Venezuela, es uno de los 15 obispos colombianos que se darán cita en este evento que inicia este 6 de octubre. Son muchas sus expectativas, espera que esta cita sirva para “encontrarnos como hermanos” y “no dar solo discursos verdes”; para él es esencial abordar lo que el papa Francisco propone: una ecología integral, donde las comunidades amazónicas sean las protagonistas.

En conversación con Vida Nueva ha dicho que desde su jurisdicción –camino al Sínodo – “hemos hecho varias reuniones con las comunidades, en especial, con los capitanes y gobernadores indígenas para reflexionar sobre Laudato Si’, además, de escuchar sus inquietudes”.

Descubrir las semillas del verbo
Pese a ser un territorio indígena en más de un 40%, el prelado considera que debe fortalecer esta pastoral, para ello una de las claves será apostar por el laicado. “La evangelización de Puerto Carreño depende mucho de los laicos, podemos llegar más al mundo indígena y a las comunidades colonas si formamos un laicado que responda a estas exigencias”, ha dicho.

“No sé si esto sea una frase de cajón, aunque muchos no quieran, el Espíritu Santo ya estaba en las culturas originarias antes de que llegáramos nosotros, es decir, descubrir las semillas del verbo e integrarlas a nuestra espiritualidad occidental me parece que ese es uno de los desafíos más importantes del Sínodo, no para decir quitemos esto y pongamos aquello, sino ver qué hay de bueno en cada Cultura para poder integrarlo”, destacó.

También ha aclarado que el papel de la Iglesia es ser referente importante para acompañar a los pueblos originarios en sus luchas, ser aliados, pues hay mucho respeto por la cosmogonía de cada comunidad. Por ello agrega: “los acompañamos en cada proceso ellos mismos dicen que a lo largo del camino van mirando cuál es el compromiso que tienen con la Iglesia”.

Iglesia que aprende
El prelado ve en la figura del ‘viri probati’ una posibilidad que hay que estudiar, aunque insiste más en los diáconos permanentes, en los catequistas indígenas de la región, porque “encontramos mucha gente con potencialidades que pudiera darle la mano a su comunidad para integrarlos”.

Además, es urgente pasar de una Iglesia docente a una Iglesia discente, que aprenda del mundo indígena para entender la espiritualidad que allí hay. “Ellos tienen mucho que enseñarnos, en su cultura existe una gran riqueza”, ha añadido.

Un problema de todos
A juicio del obispo, “la iglesia colombiana tiene que volcarse hacia la Amazonía, pues es un problema que nos atañe a todos”, porque “muchas veces se piensa que es solo un problema de los vicariatos. Es la casa común y si destruimos moriremos todos”.

Aprovechó la ocasión para invitar a sus hermanos obispos “a entender que la Amazonía es un sitio privilegiado de trabajo pastoral”, de hecho, ha mencionado que a través de la Comisión Permanente del Episcopado “tenemos un proyecto que es el de la ‘Hermandad entre las iglesias’, donde proponemos que las jurisdicciones apadrinen a vicariatos y a algunas diócesis mucho más necesitadas”.

“De hecho, hemos dependido de Europa y ellos ya no están colaborando”, por tanto “tenemos que ponernos en la tarea de colaborarnos mutuamente, no solo con dinero, sino implicar a toda la Iglesia en el proceso evangelizador y trabajo pastoral”, finalizó.

Verdades incómodas
En Puerto Carreño la violencia no es la excepción, cuenta que recibió una carta de uno de los líderes indígenas diciendo que lo habían amenazado, “por supuesto, yo saqué un comunicado para pedir a las autoridades asumir las responsabilidades para salvaguardar la vida de nuestros indígenas”.

A partir de estas denuncias hechas desde el vicariato ha levantado resquemores por quienes detentan el poder. “Esto no gusta. No le gusta al coronel de la policía, no le gusta al alcalde, no le gusta a nadie porque ellos pretenden tapar muchas cosas, es lo que me parece”.

De todo ello saca una conclusión: “El denunciar trae sus problemas, pero la labor nuestra es la labor de la Iglesia, si callan los profetas hablarán las piedras. Esa es la labor del obispo cuidar a su rebaño, estar del lado del pueblo”.

Tomado de: Portal web Vida Nueva

Compartir

Más noticias de Episcopado al día
VER TODO

Sáb 15 Oct 2022

El Papa Francisco nombra obispo para la Diócesis de Caldas-Antioquia

El Papa Francisco ha nombrado como nuevo obispo de la sede vacante de Caldas (Antioquia) al padre Juan Fernando Franco Sánchez, quien fungía como Administrador Diocesano de esta Jurisdicción Eclesiástica. El padre Franco Sánchez sucederá a monseñor César Alcides Balbín, quien el 18 de octubre de 2021, fuera nombrado como obispo de la Diócesis Cartago. La Diócesis de Caldas fue erigida el 18 de junio de 1988 por la bula de Quo Aptius del papa Juan Pablo II, con territorio desmembrado de la arquidiócesis de Medellín. Padre JUAN FERNANDO FRANCO SÁNCHEZ Nació en Barbosa, Antioquia, el 1 de junio de 1975. El 29 de marzo de 2003, fue su ordenación presbiteral. Sus estudios los realizó en el Seminario Diocesano de Santa Cruz, 1995-2002, Caldas Antioquia. Estudio bachillerato en Filosofía, 199-1997, y Teología en la Universidad Pontificia Bolivariana, 1998-2002. Medellín Antioquia. La Licenciatura en Derecho Canónico la cursó en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, 2006-2009, Roma Italia. Ha ocupado los siguientes cargos: Vicario parroquial en Nuestra Señora de los Dolores en Titiribí y en la Catedral de Nuestra Señora de las Mercedes en Caldas; Delegado Diocesano de Pastoral Juvenil; Capellán de la Corporación Universitaria Lasallista en Caldas; párroco de la Transfiguración del Señor en Caldas; rector del Seminario Mayor; Vicario General; Canciller Diocesano; Presidente del Tribunal Diocesano y Vicario Judicial; delegado Diocesano de Pastoral Familiar y, a partir de 2021, Administrador Diocesano de Caldas.

Lun 3 Oct 2022

Obispo de Málaga-Soatá recibe ordenación y posesión canónica

La Iglesia particular de Málaga-Soatá, ha celebrado gozosamente la consagración y posesión episcopal de su 5° obispo, Félix Ramírez Barajas, en una eucaristía celebrada este sábado 01 de octubre en la Catedral Inmaculada Concepción. La primera parte de la celebración eucarística fue presidida por el Nuncio Apostólico, Luis Mariano Montemayor, quien, en nombre del Papa Francisco, le otorgó a monseñor Félix María, la responsabilidad de ser un padre y pastor en esta región del país. Bula del Papa Francisco, donde designa al nuevo Obispo de Málaga-Soatá Para realizar el rito de posesión el Colegio de Consultores de la Diócesis de Málaga-Soatá, presentó al Nuncio Apostólico las Letras Apostólicas, con las que el Papa Francisco instituye y designa al obispo de Málaga-Soatá, ya que cada vez que se hace necesario nombrar un nuevo obispo para una Iglesia Particular en cualquier parte del mundo, es el Papa, quien, a través de un cuidadoso proceso de discernimiento y análisis, provee de buenos pastores que cuiden la grey del Señor. Estos nombramientos se expresan a través de una ‘Bula’ o documento pontificio en el cual, el Santo Padre, mediante un sello que lleva su nombre, autoriza dicho nombramiento. Continuando con el rito de posesión, el Nuncio Apostólico tomó el báculo pastoral y se dirigió a Monseñor Félix, diciéndole: "Querido hermano, en nombre del Papa Francisco y para gloria de Dios, procederemos ahora a darte Cátedra y a entregarte el báculo pastoral, para que apacientes la Iglesia que el Señor te confía". De esta manera, la Iglesia que peregrina en Málaga-Soatá, celebró el tener oficialmente a su padre y pastor Félix Ramírez Barajas. “Gracias a Dios por llamarme a través de la Iglesia a tan alto ministerio, reconozco con humildad y con fe que el primado e iniciativa es siempre del Señor, ‘Hágase Tu Voluntad’”, expresó monseñor Ramírez Barajas, en su primera homilía como obispo de la Diócesis de Málaga-Soatá. El prelado agradeció al Nuncio Apostólico en Colombia, Monseñor Luis Mariano Montemayor, su presencia a esta ceremonia y a través de él expresó su gratitud al Papa Francisco “por este voto de confianza, que he aceptado con fe en el Señor y en comunión con el Magisterio de la Iglesia”. Monseñor observó “quiero renovar la fe con todos y cada uno de ustedes, no es un logro para mí es un regalo de Dios para ustedes y con ustedes que comparto en la alegría del Evangelio y en estos tiempos de convocatoria del Señor a través del Papa Francisco a estar en Salida misionera, en Sinodalidad, caminando juntos, con los sacerdotes, diáconos, seminaristas, religiosas y laicos comprometidos en nuestra Diócesis, con el plan de pastoral en las dimensiones Misionera, Catequética y Pastoral, conscientes de los nuevos retos y desafíos de nuestra realidad y la del mundo”. El lema escogido y que acompañará su episcopado, fue tomado de la Oración del Señor FIAT VOLUNTAS TUA, (hágase tu voluntad), del cual ha dicho, espera mantener la seguridad y confianza puesta en Dios, para que él lo guíe y haga su obra en él y en quienes le ha confiado en este nuevo pastorear. “Hoy con la ordenación episcopal, imploro al Señor que yo pueda responder a esta gracia a través de la fe y del testimonio de entrega en el servicio de los hermanos, no obstante, mi humana condición muchas veces frágil, pido al Señor la ayuda en esta configuración con El, en comunión con la Iglesia en Cabeza del Papa Francisco y del Colegio Episcopal, representado aquí hoy a través de mis hermanos Arzobispos y Obispos”. Finalmente, dijo que al ponerse en las manos de Dios, implora de todos su oración para poder cumplir con este compromiso que la Iglesia le ha encargado, “siempre en conversión permanente y con la gracia del Señor poder abrazar la cruz y vivir la alegría del Evangelio, en esa consigna caminar con el rebaño”. Acompañaron al nuevo prelado durante los actos de bienvenida y la ceremonia eucarística, unos 22 obispos, más de un centenar de presbíteros, consagrados de diversas congregaciones, seminaristas, delegaciones de parroquias, representantes de gobierno, Fuerzas Militares y de Policía, organizaciones civiles e instituciones académicas. Otros invitados presentes durante la ceremonia fueron venidos desde México y Perú. Son ellos: Mons. Armando Álvarez, obispo de Tampico y Mons. Víctor Rene Rodríguez, obispo de la Diócesis del Valle del Chalco en México, Mons. Juan Carlos Asqui, Obispo Auxiliar de la Diócesis de Tacna y Moquegua y los sacerdotes Marco Antonio Esquicha y Jorge Luis González.

Dom 4 Sep 2022

Monseñor Jiménez Carvajal presidirá eucaristía como nuevo Cardenal

El arzobispo emérito de Cartagena, Jorge Enrique Jiménez Carvajal, quien llegó hace unos días del Vaticano tras haber sido creado como nuevo Cardenal de Colombia, presidirá el próximo miércoles 07 de septiembre a las 6:00 p.m. una eucaristía, como acción de gracias por esta nueva designación. La ceremonia se realizará en la Catedral Primada de Colombia, donde participarán un grupo de obispos, sacerdotes, religiosos (as) de la arquidiócesis de Bogotá y Cartagena y fieles laicos. Recordemos que el pasado 27 de agosto, el Papa Francisco en Roma, realizó la ceremonia de creación de 20 nuevos cardenales, entre los que se encontraba monseñor Jorge Enrique Jiménez Carvajal. ARTÍCULO Y PERFIL Previo a los días del viaje al Vaticano, monseñor Jiménez Carvajal, concedió una entrevista a la periodista y comunicadora social Martha Amor Olaya, a quien le contó detalles de su vida familiar y pastoral. DESCARGAR ARTÍCULO DESCARGAR PERFIL

Sáb 27 Ago 2022

Francisco a los nuevos cardenales: Volvamos a mirar a Jesús

El fuego es la imagen que el Santo Padre Francisco eligió, a partir del Evangelio de San Lucas (“Yo he venido a traer fuego sobre la tierra, ¡y cómo desearía que ya estuviera ardiendo!”), para articular su reflexión durante el Consistorio Público Ordinario para la creación de 20 nuevos cardenales, celebrada en la Basílica vaticana este sábado 27 de agosto a las cuatro de la tarde, ante la presencia de unos 7.000 fieles. El Pontífice invitó a considerar las dos formas que asume este símbolo y, a la luz de ellas, rezar por los cardenales, “de modo particular por ustedes, que precisamente en esta celebración reciben dicha dignidad y responsabilidad”, afirmó. El estilo de Dios: Cercanía, compasión y ternura El Obispo de Roma puntualizó que, con el "primer fuego" (la llama del Espíritu), "el Señor quiere comunicarnos su valentía apostólica, su celo por la salvación de cada ser humano, sin excluir a nadie". “Quiere comunicarnos su magnanimidad, su amor sin límites, sin reservas, sin condiciones, porque en su corazón arde la misericordia del Padre. Y dentro de este fuego se encuentra también la tensión misteriosa, propia de la misión de Cristo, entre la fidelidad a su pueblo, a la tierra de las promesas, a aquellos que el Padre le ha dado y, al mismo tiempo, a la apertura a todos los pueblos, al horizonte del mundo, a las periferias aún desconocidas.” Un fuego que arde Sobre el segundo fuego, "en las brasas", el Sucesor de Pedro dijo que "este fuego arde, de modo particular, en la oración de adoración, cuando estamos en silencio cerca de la Eucaristía y saboreamos la presencia humilde, discreta, escondida del Señor, como un fuego en ascuas, de manera que esta misma presencia se convierte en alimento para nuestra vida diaria". Un fuego que le hace pensar, por ejemplo, en Carlos de Foucauld, "quien, al haberse encontrado por mucho tiempo en un ambiente no cristiano, en la soledad del desierto, centró toda su atención en la presencia, tanto la presencia de Jesús vivo en la Palabra y en la Eucaristía, como la propia presencia del santo, que era fraterna, amigable y caritativa". También en los hermanos y hermanas "que viven la consagración secular, en el mundo, alimentando el fuego bajo y duradero en los ambientes laborales, en las relaciones interpersonales, en los encuentros de pequeñas fraternidades; o también como sacerdotes, en un ministerio perseverante y generoso, sin hacer alarde, en medio de la gente de la parroquia". "Y no nos olvidemos del fuego en ascuas custodiado por los ancianos", exhortó el Papa, que "son un tesoro, el tesoro de la Iglesia", insistió Bergoglio. "Son el hogar de la memoria en el ambiente familiar, social y civil. ¡Qué importante es este brasero de los mayores! En torno a él se reúnen las familias, permitiendo leer el presente a la luz de las experiencias del pasado y tomar decisiones sabias", expresó. ¿Qué me dice a mí y a ustedes este doble fuego de Jesús? Dirigiéndose a los hermanos Purpurados, "a la luz y con la fuerza de este fuego camina el Pueblo santo y fiel, del cual hemos sido convocados y al que hemos sido enviados como ministros de Cristo, el Señor". "¿Qué me dice a mí y a ustedes, en particular, este doble fuego de Jesús?", se preguntó el Santo Padre. "A mí me parece que nos recuerda que el fuego del Espíritu mueve al hombre lleno de celo apostólico a cuidar con valentía tanto las cosas grandes como las pequeñas, porque non coerceri a maximo, contineri tamen a minimo, divinum est”, añadió. El mismo fuego espiritual de siempre Francisco recordó que "un Cardenal ama a la Iglesia, siempre con el mismo fuego espiritual", ya sea tratando las grandes cuestiones ("la grande diplomacia") como ocupándose de "las pequeñas cosas pastorales", encontrándose con los grandes de este mundo y con los pequeños, "que son grandes delante de Dios". Solo Jesús conoce el secreto de esta magnanimidad humilde "El secreto del fuego de Dios, que desciende del cielo, iluminando de un extremo al otro, y que cocina lentamente el alimento de las familias pobres, o de los migrantes, o de quienes no tienen un hogar", aseveró el Obispo de Roma. "No somos un número" El Papa remarcó que Jesucristo nos lleva a cada uno por nuestro nombre. "Nos llama por nuestro nombre, nos mira a los ojos, a cada uno de nosotros: mirémonos a los ojos, y nos pregunta: Tú, nuevo cardenal, y todos ustedes, hermanos cardenales: ¿puedo contar con ustedes?", interpeló a los nuevos Purpurados. El rito de creación de los nuevos Purpurados Luego de la homilía, el Santo Padre pronunció la fórmula de creación de los cardenales, quienes juraron fidelidad a él y a sus sucesores "hasta el derramamiento de sangre". Uno a uno, se acercaron a la sede para recibir, de rodillas, los símbolos del cardenalato: el solideo rojo, el birrete, el anillo y la bula con la asignación del título o diaconía. Cada uno de ellos recibió el abrazo de la paz de Francisco, un gesto replicado inmediatamente después por el Cardenal Decano, el primero de los Cardenales Presbíteros y el primero de los Diáconos, en representación de todo el Colegio Cardenalicio. (Aquí puede leer la nota informativa de la Oficina de Celebraciones Litúrgicas Pontificias). Entre los aspectos singulares de este Consistorio, cabe resaltar que fue creado el primer Purpurado de la historia del Paraguay, Mons. Adalberto Martínez Flores. Los otros tres nuevos Purpurados latinoamericanos proceden de Cartagena de Indias, en Colombia, y de Manaos y Brasilia, en Brasil. FUENTE: Agencia católica VATICAN NEWS