Francisco: "Conflictos en el mundo son facilitados por abundancia de armas"

Durante la audiencia anual concedida al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, el Papa Francisco denunció que “todos los conflictos se ven facilitados por la abundancia de armas disponibles y la falta de escrúpulos de quienes se encargan de difundirlas”.

En este sentido, Francisco citó al Papa San Pablo VI que dijo que “no es posible amar con armas ofensivas en las manos”.

Evidentemente, todos los conflictos se ven facilitados por la abundancia de armas disponibles y la falta de escrúpulos de quienes se encargan de difundirlas. A veces nos hacemos la ilusión de que las armas sólo sirven para disuadir a posibles agresores. La historia, y por desgracia también las noticias, nos enseñan que no es así. Quien tiene armas, tarde o temprano acaba usándolas”, advirtió el Santo Padre.

Ante esto, el Papa alentó a salir de la “lógica de las armas” para realizar el “ejercicio del diálogo” y añadió que “el diálogo y la fraternidad son los dos frentes esenciales para superar las crisis del momento actual”.

Toda la comunidad internacional debe interrogarse sobre la urgencia de encontrar soluciones a los interminables conflictos, que a veces adoptan la forma de verdaderas guerras subsidiarias (proxy wars)”, indicó.

Luego, como es tradición, el Santo Padre recordó algunas regiones del mundo. En primer lugar, mencionó a Siria “donde todavía no hay un horizonte claro para la recuperación del país”.

Aún hoy, el pueblo sirio sigue llorando a sus muertos y la pérdida de todo, con la esperanza de un futuro mejor. Se necesitan reformas políticas y constitucionales para que el país renazca, sin embargo, es también indispensable que las sanciones aplicadas no afecten directamente a la vida cotidiana, ofreciendo un rayo de esperanza a la población, cada vez más amenazada por la pobreza”, lamentó el Papa.

Después, el Pontífice continuó con diferentes países y regiones, como el conflicto en Yemen “una tragedia humana que lleva años desarrollándose en silencio, lejos de los reflectores mediáticos y ante una cierta indiferencia de la comunidad internacional, que sigue causando numerosas víctimas civiles, especialmente mujeres y niños”.

Además, el Santo Padre subrayó que no se ha producido “ningún avance en el proceso de paz entre Israel y Palestina” y exclamó “me gustaría que estos dos pueblos reconstruyeran la confianza entre ellos y volvieran a hablarse directamente para poder llegar a vivir en dos estados, uno junto al otro, en paz y seguridad, sin odio ni resentimiento, pero curados por el perdón recíproco”.

Las tensiones institucionales en Libia son motivo de preocupación, así como también los episodios de violencia provocados por el terrorismo internacional en la región del Sahel y los conflictos internos en Sudán, Sudán del Sur y Etiopía, donde es necesario encontrar el camino de la reconciliación y la paz a través de un debate sincero, que ponga las exigencias de la población en primer lugar”, afirmó el Papa.

Asimismo, el Santo Padre advirtió que “las desigualdades profundas, las injusticias y la corrupción endémica, así como las diversas formas de pobreza que ofenden la dignidad de las personas, también siguen alimentando los conflictos sociales en el continente americano, donde la polarización cada vez más fuerte no ayuda a resolver los problemas reales y urgentes de los ciudadanos, especialmente de los más pobres y vulnerables”.

Posteriormente, el Papa recordó en Europa a Ucrania, el Cáucaso meridional, los Balcanes, sobre todo en Bosnia y Herzegovina.

Por último, el Santo Padre subrayó la crisis “que afecta desde hace casi un año a Myanmar, donde las calles que antes eran lugares de encuentro son ahora escenario de enfrentamientos, que no perdonan ni siquiera los lugares de oración”.

En esta línea, el Papa citó al profeta Jeremías para destacar que “Dios tiene para nosotros planes de paz y no de desgracia, de darnos un futuro y una esperanza” por lo que alentó a los diplomáticos a “no tener miedo de dar cabida a la paz en nuestras vidas, cultivando el diálogo y la fraternidad entre nosotros”.

La paz es un bien ‘contagioso’, que se propaga desde el corazón de quienes la desean y aspiran a vivirla, alcanzando al mundo entero. A cada uno de ustedes, a sus seres queridos y a sus pueblos les renuevo mi bendición y mi más sincero deseo de un año de serenidad y paz”, concluyó el Pontífice.

Fuente: Agencia católica ACIPRENSA

Posted by editorCEC1

Ingresa