Pasar al contenido principal

SISTEMA INFORMATIVO

Un Rosario desde Chiquinquirá y una Eucaristía desde Cartagena para orar por la paz de Colombia

Jue, 07/09/2023 - 14:15 Editorcec6

Tags: Semana por la Paz Semana por la paz 2023 36 Semana por la paz conferencia episcopal de colombia iglesia colombiana iglesia católica colombiana Santuario San Pedro Claver basílica de chiquinquirá día de los derechos humanos en Colombia Día Nacional de los Derechos Humanos san pedro claver

Image
Semana por la paz 2023_Rosario en Chiquinquirá y misa en San Pedro Claver

Compartir

Más noticias de Conferencia Episcopal
VER TODO

Mié 10 Jul 2024

¡La espera terminó! Está en marcha el encuentro internacional de evangelizadores digitales ‘Hechos 29’ en Colombia

Desde este martes, 9 de julio, la sede de la Conferencia Episcopal de Colombia en Bogotá, acoge la quinta versión del encuentro internacional de creadores de contenido digital con enfoque católico, conocido como ‘Hechos 29’. El evento, que se extenderá hasta el domingo 14 de julio, reúne a cerca de 100 evangelizadores, provenientes de 20 países. Además de los espacios de fraternidad y espiritualidad, durante estos días, laicos, sacerdotes, religiosos y consagrados de diversas edades estarán compartiendo su experiencia de ser y hacer Iglesia a través de las redes sociales, de tal manera que puedan diseñar juntos nuevas ideas que permitan seguir proyectando su misión digital. También estarán participando en espacios de formación, varios de ellos, con énfasis especial en la dimensión doctrinal.Monseñor Juan Carlos Cárdenas Toro, obispo de la Diócesis de Pasto y presidente de la Comisión Episcopal de Comunicaciones y Tecnologías, acompaña el encuentro. Este jueves, 11 de julio, el prelado desarrollará una charla que dará cuenta de la importancia de la misión digital para la Iglesia. También estará suscitando la generación de ideas por parte de los misioneros frente a lo que se puede hacer para facilitar su integración en la vida pastoral de la Iglesia; así como las acciones que los obispos y ministros ordenados pueden llevar a cabo para integrar su acción evangelizadora en los contextos digitales.El evento, que cuenta con el apoyo de la Arquidiócesis de Bogotá y de la Conferencia Episcopal de Colombia, también está respaldado por el Dicasterio para la Comunicación del Vaticano. Esto, mediante la presencia de su Secretario, monseñor Lucio Adrián Ruiz. A propósito del sentido profundo de este encuentro, monseñor Ruiz comentó:“Sabemos que es una realidad profunda para el mundo contemporáneo, porque no es solamente la utilización de muchos y muy avanzados dispositivos, sino que es esa realidad profunda donde habitamos. Es un lugar donde habita el hombre, la mujer contemporánea y por lo tanto si es un lugar para ellos, es un lugar para Dios, es un lugar teológico donde podemos encontrarlos, ayudarlos, responder a las preguntas existenciales, presentarles la hermosura del mensaje de Jesús”.Al inicio del evento, el padre José Juan Montalvo, conocido como el ‘Padre Borre’, fundador de la pastoral digital de la Arquidiócesis de Monterrey y promotor principal de la iniciativa ‘Hechos 29’, indicó a los misioneros digitales que para vivir profundamente esta experiencia, es fundamental adoptar cinco actitudes centrales: escuchar, compartir, conocer, buscar, encontrar. “Lo más importante no es lo que se vive en el aula, sino en los pasillos, en el comedor, en los refrigerios, porque es allí donde se encuentra, se escucha, se comparte la vida y los ideales de evangelización”, agregó el sacerdote mexicano.Para la Iglesia colombiana es fundamental aprovechar los aprendizajes y articulaciones de este encuentro para avanzar en la consolidación de su pastoral digital. Frente a este propósito, el representante del Vaticano precisó que para no caer en la digitalización de la pastoral, es fundamental no confundir las herramientas con los propósitos y tener siempre presente la dimensión cultural:“Una cosa es usar el dispositivo, otra cosa es darnos cuenta de que esto ha pasado de ser un instrumento para hacer una cultura donde las personas viven, sienten, intercambian afectos, intercambian sentimientos, se sienten unidos, y la pandemia en esto nos ha ayudado mucho, a descubrir el valor que tiene cuando se usa bien para unir y mantener las relaciones. Entonces, eso se llama cultura, eso no es un instrumento. Si nosotros nos quedamos con la mentalidad del instrumento, nadie va a evangelizar un instrumento, nadie evangeliza un tenedor o un cuchillo lo usa simplemente. Pero si nos damos cuenta de su valor para ser y hacer cultura, entonces nos damos cuenta que no podemos estar ausentes como Iglesia. Si hoy la gente dialoga, si la gente expresa sus sentimientos, si la gente busca razones y respuestas existenciales para su esperanza, la Iglesia no puede estar excluida, no puede estar fuera de un flujo tan profundo para tantos. ¿Es cierto que hay cosas, muchas cosas malas, es evidente, no? No vamos a negar. Pero nosotros como Iglesia, en el mandato de Jesús, ser fermento en la masa para ir cambiando, no para ir aportando la luz de Cristo”.Por su parte, el padre Martín Sepúlveda, Director de Comunicaciones de la CEC, recordó que estos instrumentos también facilitan el camino de la comunión, la participación y la misión. Hizo énfasis en la importancia de este encuentro y de la pastoral digital para los obispos y sus jurisdicciones eclesiásticas:“Es muy importante que los obispos, como pastores de su diócesis, atiendan también estas urgencias de utilización de estos medios digitales. Ellos, por supuesto, no lo pueden hacer todo, pero sí pueden evidenciar quiénes, por ejemplo, en su jurisdicción eclesiástica, quieren aportar a la evangelización desde estas redes y hacer un camino de participación de comunión y de esa manera, acompañar a tantos jóvenes, sobre todo, que hoy quieren usar esas redes para evangelizar”.‘Hechos 29’ Colombia finalizará el 13 de julio con un gran festival abierto al público en el Colegio Sans Façon. Durante el evento se llevarán a cabo actividades espirituales, musicales, conferencias, charlas y talleres que buscarán motivar en otros la misión digital.Vea a continuación los mejores momentos del inicio del evento, con el testimonio del Director de Comunicaciones de la Conferencia Episcopal de Colombia:

Mar 9 Jul 2024

“Madre Bendita del Rosario de Chiquinquirá, ayúdanos a ser peregrinos de esperanza y constructores de una nación unida y en paz”: monseñor Francisco Múnera

Este martes, 9 de julio, la Iglesia colombiana celebró la fiesta de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, y con ella, 105 años de su coronación canónica como Reina y Patrona de la Nación. Para unirse a esta celebración y encomendar la misión asignada que les fue asignada por parte de sus hermanos obispos durante la reciente asamblea electiva, los integrantes de la nueva Comunidad de Presidencia de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) visitaron el Santuario Mariano Nacional en Boyacá. Monseñor Francisco Javier Múnera, arzobispo de Cartagena y presidente de la CEC, presidió la Santa Misa a la que asistieron miles de chiquinquireños y peregrinos.En Chiquinquirá, monseñor Francisco, junto a monseñor Gabriel Ángel Villa Vahos (arzobispo de Tunja y vicepresidente de la CEC) y a monseñor Germán Medina Acosta (obispo electo de Engativá y secretario general de la CEC), fueron acogidos por monseñor Luis Felipe Sánchez Aponte (obispo de esa jurisdicción eclesiástica), por los frailes de la Orden de Predicadores (custodios de la imagen y administradores de la Basílica) y por la comunidad diocesana.Durante su homilía, el presidente del Episcopado Colombiano hizo eco del mensaje emitido recientemente por los obispos al cierre de su CXVII Asamblea Plenaria, en el que pidieron al pueblo colombiano no acostumbrarse a la violencia, al narcotráfico, a la corrupción, a la ilegalidad, a la polarización, ni al debilitamiento de la institución familiar y de la obra educativa. De manera especial, puso bajo el manto maternal de María a la Iglesia que peregrina en Colombia para que sea una Iglesia donde todos, desde los diferentes ministerios y servicios, puedan seguir siendo promotores y defensores de la vida en todas sus manifestaciones y etapas.“Venimos, junto a tantos peregrinos, provenientes de tantos lugares de la Patria, a agradecer al Señor y a engrandecerle por sus dones y bendiciones y a suplicar la intercesión de Ella, la Madre, Virgen María, para que nos ayude a ser discípulos misioneros de su hijo, venimos a poner junto a su manto maternal el servicio que el Señor nos ha confiado en bien de la Iglesia que peregrina en Colombia y a pedirle juntos por nuestra amada Colombia (…) “A ti Madre Bendita, Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, te confiamos nuestras familias, comunidades parroquiales, cada una de nuestras diócesis. Ayúdanos a ser peregrinos de esperanza y constructores de una nación unida y en paz”, expresó monseñor Francisco.Casa de la fe, casa del servicio, bajo la advocación marianaDos días antes, en Bogotá, el 7 de julio, se llevó a cabo la ceremonia de elevación a Basílica Menor del templo de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá ubicado en la localidad de Chapinero, entre las calles 51 y 52, dedicado como santuario a la Patrona de Colombia desde 1919 y también administrado por los Frailes Dominicos (OP).“El hecho de que la iglesia donde apareció la Virgen y se dirigió a la plaza de Bolívar en julio de 1919 haya sido erigida en basílica es un reconocimiento especial por parte de la Santa Sede”, precisó fray Carlos Mario Alzate Montes, Prior Conventual y Rector del Santuario Mariano Nacional en Chiquinquirá.La Eucaristía, a la que asistieron también miles de fieles, fue presidida por monseñor Alejandro Díaz, obispo auxiliar de Bogotá, quien expresó que la nueva basílica representa un signo de unión con el Santo Padre, con los obispos y la Iglesia en Roma. Afirmó que la dignidad de Basílica concedida por el papa Francisco al templo hay que contemplarla según los criterios del Evangelio, como un espacio en función del Reino de Dios, en el que su comunidad parroquial, tan grande y diversa por el sector en el que se encuentra ubicado, está llamada a crecer en unión y servicio. Agregó que debe convertirse en un lugar de peregrinación en el que se motive aún más la oración, el estudio de la Palabra de Dios y la reconciliación, especialmente en este Año de la Oración y en el camino hacia el Jubileo del 2025. Monseñor Alejandro también agradeció a los frailes dominicos por su labor pastoral y sacramental en el templo.

Mar 9 Jul 2024

La Iglesia colombiana renovó su compromiso con el anuncio de Jesucristo “aquí, allí, allá y más allá”

Entre el 5 y el 8 de julio, la Iglesia colombiana estuvo de fiesta centenaria. El XIII Congreso Nacional Misionero, desarrollado en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, fue el escenario central de dicha celebración que reunió a más de 1.800 personas de diversas edades y de todas las regiones del país, entre obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas, seminaristas y laicos. En representación del Vaticano, participaron, de manera especial, el cardenal Luis Antonio Tagle, pro-prefecto del Dicasterio para la Evangelización, y el Nuncio Apostólico en Colombia, monseñor Paolo Rudelli.Con esta edición, se conmemoraron cien años de haberse celebrado el primero de estos congresos, no solo en Colombia, sino en el mundo. De allí que el lema central con el que se impulsó fue: “¡En la Iglesia misionera, Colombia de primera”.Durante el evento se llevaron a cabo diversos espacios de espiritualidad, ponencias, conversatorios y testimonios misioneros, que buscaron recoger la cosecha de todos los misioneros colombianos que han plantado y celebrado el Evangelio dentro y fuera del país, para valorarla y convertirla en un nuevo impulso de la misión, en todos los niveles y realidades.“Recojamos la cosecha y comprometámonos a llevar semillas para sembrarlas en el corazón de nuestras familias, de nuestras parroquias, de nuestras diócesis, para que renazca con fuerza el ardor misionero, para anunciar a Jesucristo, el regalo de Dios para la humanidad en todos los espacios. Esa realidad misionera está aquí, allí, al frente y más allá”, expresó durante la instalación del evento monseñor Francisco Javier Múnera Correa, arzobispo de Cartagena y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC).Por su parte, el cardenal Luis José Rueda Aparicio, pidió a los misioneros tener en cuenta tres consideraciones para ser verdaderos “Testigos de la fe y pregoneros de la gracia”, tema bajo el cual se desarrolló la agenda del congreso: 1. “La misión es un camino de hijos que se sienten amados. 2. La misión es un camino de hermanos sencillos, al estilo de Jesús. 3. La misión es un camino de familia; de Iglesia acogedora, guiada por el Espíritu Santo”.Durante su ponencia titulada “La mission ad gentes en la Iglesia local”, el cardenal Luis Antonio Tagle, recordó la necesidad de hacer misión en cinco ambientes concretos, partiendo de la realidad cultural de cada una y peregrinando juntos: entre los pueblos indígenas, entre los jóvenes, en el mundo digital, entre las personas discapacidad o con capacidades diferentes y entre las personas migrantes. Además, enfatizó que “el discipulado misionero implica ir con Jesús, permanecer con Jesús e ir a otras y otros para compartir a Jesús”.La celebración concluyó con una visita histórica del Cardenal Tagle al Vicariato Apostólico de IníridaPara experimentar aún más la misión, tras el cierre del congreso, este lunes 8 de julio, el pro-prefecto del Dicasterio para la Evangelización, se desplazó hacia el Vicariato Apostólico de Inírida, ubicado en el departamento del Guainía, en compañía del Nuncio Apostólico y de varios obispos colombianos: monseñor Mario de Jesús Álvarez, obispo de Istmina-Tadó; monseñor Medardo de Jesús Henao, obispo del Vicariato de Mitú; monseñor Joaquín Pinzón, obispo del Vicariato de Puerto Leguízamo-Solano. Allí fueron recibidos por monseñor Joselito Carreño, obispo de Inírida, por los presbíteros y consagrados del vicariato, así como por miembros de la comunidad.La comitiva, de la que también hacía parte el Padre Samir de Jesús García, Director Nacional de Obras Misionales Pontificias de Colombia y del Centro Nacional Misionero de la CEC; visitó la catedral Nuestra Señora del Carmen, la Pastoral Social de Inírida, el Hogar Infantil Casita de Semillitas y el colegio parroquial Monseñor Antonio Bayter Abud, allí pudieron conocer parte de la labor importante evangelizadora que adelanta esta Iglesia particular en territorio de misión.La jornada culminó con una solemne Eucaristía presidida por el Cardenal Tagle y concelebrada por monseñor Paolo Rudelli, monseñor Joselito Carreño, los prelados visitantes y los presbíteros del Vicariato Apostólico de Inírida.Durante su homilía, el cardenal Luis Antonio Tagle transmitió su saludo fraterno y la bendición del Papa Francisco, expresando la cercanía del Dicasterio para la Evangelización de las Jóvenes Iglesias. "El Vicario Apostólico nos ha informado de los muchos signos de vitalidad y esperanza presentes en su Iglesia. Al mismo tiempo, estoy consciente de los muchos desafíos a los que se enfrentan como pueblo y como Iglesia. Las lecturas de hoy nos dan esperanza", expresó el purpurado.Por su parte, monseñor Joselito Carreño expresó su agradecimiento al cardenal Tagle, resaltando la bendición que representa su visita para esa Iglesia particular. Agradeció a Dios por permitir que el pro-Prefecto de la Evangelización de los Pueblos haya elegido visitar este vicariato entre los diez que existen en Colombia y conocer de primera mano los programas y proyectos que se realizan en la obra de la evangelización integral.Al cierre, el Nuncio Apostólico expresó su alegría por la visita pastoral del Cardenal Tagle, uno de los colaboradores más cercanos del Papa Francisco: "Nos ha honrado con su presencia al final del Congreso Nacional Misionero. Es una ocasión para sentirnos todos unidos al Santo Padre, rezar por él, y también escuchar su llamado para que todos vayamos siendo discípulos misioneros de Jesús, compartiendo la alegría del Evangelio".Esta visita representa un hito en la historia del Vicariato Apostólico de Inírida, una oportunidad para fortalecer la fe y el compromiso de la comunidad con la misión evangelizadora de la Iglesia, así lo informó la delegación de comunicaciones de esa jurisdicción eclesiástica.Así registró el XIII Congreso Nacional Misionero la Oficina de Comunicaciones de la Arquidiócesis de Bogotá, sede del evento:

Vie 5 Jul 2024

El papa Francisco nombra obispos para las diócesis de Quibdó y San Vicente del Caguán

Este viernes, 5 de julio, la Santa Sede dio a conocer el nombramiento de dos nuevos obispos para Colombia. El padre Wiston Mosquera Moreno es designado por el papa Francisco como obispo de la Diócesis de Quibdó y el padre William Prieto Daza, obispo de la Diócesis de San Vicente del Caguán.El padre Wiston Mosquera se venía desempeñando como Vicario General de la Arquidiócesis de Cali desde el año 2017 y párroco de la Catedral Metropolitana San Pedro Apóstol desde el 2018. El padre William Prieto, sacerdote de la Arquidiócesis de Villavicencio, ejercía como párroco de la Iglesia “Nuestra Señora del Carmen”, en el municipio de Restrepo (Meta).En el caso de la Diócesis de Quibdó, desde julio del año 2022, monseñor Mario de Jesús Álvarez Gómez, obispo de la Diócesis de Istmina-Tadó, venía acompañando esa Iglesia particular del departamento del Chocó en calidad de administrador apostólico. Entre enero del 2013 y abril del 2022, monseñor Juan Carlos Barreto Barreto, actual obispo de Soacha, fue ejerció como su obispo titular.En lo que respecta a la Diócesis de San Vicente del Caguán, ubicada en el departamento del Caquetá, desde el año 2021, monseñor Omar de Jesús Mejía Giraldo, arzobispo de Florencia, ejercía como su administrador apostólico. Entre febrero de 1999 y marzo de 2021 fue el recién nombrado presidente del Episcopado Colombiano, monseñor Francisco Javier Múnera Correa, actual arzobispo de Cartagena, quien pastoreó esa Iglesia particular.Biografía del padre Wiston Mosquera MorenoEl padre Wiston Mosquera Moreno nació en Andagoya (Diócesis de Istmina-Tadó) el 17 de marzo de 1967. Cursó sus estudios de filosofía y teología en el Seminario Mayor San Pedro Apóstol de Cali y fue ordenado sacerdote para la Arquidiócesis de Cali el 19 de marzo de 2005.Estudió teología de la Pontificia Universidad Bolivariana y cursó su licenciatura en filosofía y ciencias religiosas en la Universidad Católica Lumen Gentium de Cali.Entre sus encargos pastorales, se destacan:Vicario Parroquial de Nuestra Señora del Rosario en Jamundi - Valle (2005).Párroco en Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Robles- Valle (2006- 2011).Párroco del Señor de los Milagros en Cali (2011-2012).Rector del Santuario de la Divina Misericordia en Cali (2012-2017).Vicario Episcopal para la zona Oriente (2012-2017); Vicario General (2017-hasta la fecha).Párroco en la Catedral San Pedro Apóstol de Cali (2018-hasta la fecha).Biografía del padre William Prieto DazaEl padre William Prieto Daza nació en Bogotá el 26 de diciembre de 1974.Se graduó como médico cirujano de la Universidad Javeriana (1997), con especialización en anestesiología (Universidad Nacional - 2001).Cursó sus estudios de filosofía en el Seminario Siervos del Espíritu Santo de La Ceja (Antioquia) y de Teología en el Seminario Nuestra Señora del Carmen de la Arquidiócesis de Villavicencio.Fue ordenado sacerdote para la Arquidiócesis de Villavicencio el 21 de marzo de 2013.Obtuvo la licenciatura de Psicología en el Instituto de Psicología de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma (2017).Entre sus servicios pastorales, se destacan:Vicario Parroquial en la Parroquia de La Inmaculada Concepción, en Restrepo, Meta (2013).Estudiante en Roma (2013-2017).Vicario Parroquial en María Madre de la Iglesia de Villavicencio (2017).Vicario General y Párroco en María Madre de la Iglesia de Villavicencio (2018-2023).Párroco en Nuestra Señora del Carmen, en Restrepo, Meta (2023 a la fecha).